Hace dos años la pandemia nos puso la zancadilla y caímos al suelo, a un suelo polvoriento que nos impidió ver el camino. Menuda caída, amiguis. Ahora parece que volvemos a ponernos en pie, despacio, con tiento, con miedo. Hemos cambiado y todo ha cambiado; hay incertidumbre, hay nervios, hay pérdidas… y las criaturas están viviendo lo mismo que nosotres, lo bueno y lo malo, la riqueza y la pobreza, la salud y la enfermedad.

Si entendemos que nuestra infancia está viviendo la misma situación traumática que nosotres podremos plantear otros abordajes dentro del aula: hablar de lo que nos pasa, de lo que sentimos, y qué hacemos con ello.

Para poder servir de ayuda tenemos que saber primero nosotres, y por eso, hemos vuelto con las III Jornadas contra el acoso escolar.

La exposición de María Lamuy, Madrid me mata, abrió las jornadas con una potencia extraordinaria. Poder escuchar a María explicando su obra dentro del colegio fue un auténtico lujo de los que se viven gracias a los lazos que se tejen en el barrio.

Las primeras jornadas se centraron en el acoso escolar y sus consecuencias, las segundas fueron dirigidas a los espacios y estas han sido antirracistas,; y es que no podemos negar el racismo estructural, no podemos negar que afecta a las criaturas de la misma forma que a los adultos y menos aún podemos negar (las personas blancas) que somos racistas. Lo somos por el sistema en el que hemos crecido, pero podemos ser conscientes de ello para poder mejorar el día a día de otras personas.

Dice Judith Butler, una autora que he leído poco y he entendido menos, pero que mi gran amiga Silvia López nos explica de una forma magistral en su colección Las imprescindibles, que el cuerpo, el ser humano, no termina en la piel, si no que continua en el vínculo tejido entre el resto de personas que conocemos. Y como nos relacionamos, creamos y forjamos vínculos, y precisamente al crear esos vínculos nos exponemos a dos cosas:

La primera es el amor, son las relaciones que establecemos y que nos hacen bien. La segunda es la explotación del vínculo, la violencia. La violencia, las violencias, más bien, son todas esas formas en las que hacemos daño a las personas con las que nos relacionamos. Un día, deberíamos sentarnos a hablar sobre las violencias, definir unos marcos claros, pero de esto es difícil hablar… (stay tunned)

Decíamos que los vínculos pueden hacernos bien o podemos explotarlos y hacer daño. Ese daño, cuando viene de una explotación por un sistema racista afecta de una forma determinada al alumnado racializado, y hemos de ser conscientes de ello y ponerle remedio. O por lo menos intentar controlar los daños.

La coherencia también es necesaria, y por coherencia, les blanques/ payes no podemos dar lecciones de antirracismo. Por eso invitamos a dos grandes mujeres que nos ayudarían a entender eso de racismo estructural o antigitanismo, entre otras cosas.

Tati Romero Reina y Silvia Agüero nos regalaron con enorme generosidad su sabiduría y nos ayudaron a situarnos en el mundo desde una visión antirracista.

A Tati podéis leerla en redes, medios digitales y en la colección (h)mor de Contintametienes.

A Silvia podéis leerla en Mi feminismo es antigitano, Resistencias gitanas y mejor aún, podéis verla en el Teatro del Barrio con su obra No soy tu gitana.

Después de ellas, Marta Mercado, la PTSC del cole, que además es trabajadora social, nos contó la parte técnica de los protocolos y la parte por la que estamos en esto, la de los proyectos ilusionantes y que buscan un intento de mejora del cole y de la vida del alumnado; y en ello estamos, con la creación de un proyecto de espacios seguros que tiene pintaza.

Israel Maestro nos enseñó el proyecto del cole y pudimos compartir experiencias, aprendizajes y todo ello en un ambiente súper amable que no hizo si no mejorar con los conciertos de Amanda y Diego y de la incombustible Alicia Ramos que, como siempre, nos volvió a enamorar.

Podemos decir que fueron un éxito así que vamos a pensar las siguientes…

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Ira-René

Soy profe de educación infantil, primaria, inglés, pero lo que más me interesa es explorar la identidad y prevenir el acoso escolar. Entiendo la educación como un proceso que no termina nunca.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies