Se acerca la vuelta al cole y con ella los nervios. A todes nos pone nervioses el reencuentro, el comienzo, la adaptación, la vuelta de las vacaciones… y sería de lo más necesario que ese lugar al que volvemos fuera seguro para nosotres, pero ¿qué es un espacio seguro? ¿Cómo podemos conseguirlo? ¿Es realmente necesario especificar qué es ( o no es) un espacio seguro? Vamos a saber un poco más.

Podemos afirmar la importancia del entorno en nuestro bienestar, tanto en el mundo adulto como infantil (como si fueran mundos separados…) es vital para un desarrollo positivo sentirnos bien en los lugares en los que vivimos, entendiendo «sentirnos bien» como sentirnos querides, aceptades, cuidades…

Muches de nosotres podemos contar de primera mano lo que son espacios no seguros, espacios donde no hemos podido expresarnos de la forma en la que realmente somos, espacios donde no se aceptaban nuestras diferencias o donde hemos sentido malestar, dolor o miedo, pero…¿podemos definir un espacio seguro?

Espacios más o menos seguros.

Los espacios son cualquier lugar que ocupemos: nuestro entorno de trabajo, nuestra casa, la calle, el barrio, la plaza, las asociaciones, los bares… y todos esos espacios pueden o no ser espacios seguros, es decir, espacios donde las agresiones, las humillaciones o simplemente, las situaciones incómodas no tengan lugar. Para poder logar que esos espacios sean más seguros, no basta con decirlo, puesto que hay que actuar de forma activa para que lo sean.

Incluso actuando de forma consciente, los espacios puede que no sean completamente seguros debido a «diferencias y desigualdades sociales más amplias (como las desigualdades raciales o de género), y las relaciones de poder», por lo que debemos estar atentes a nuestras aulas y reflexionar acerca de cómo de seguras son y de cómo podemos hacer para que lo sean más.

Dentro del aula es responsabilidad del tutore que el alumando sienta que en esa clase pueden ser abiertes y hablar de lo que necesiten para poder expresarse y desahogarse si la situación lo requiere. Para logarlo no existe una receta mágica pero está claro que la empatía, la escucha activa, la comprensión y la apertura de mente son necesarias. Sentir que tienes a alguien que te va a escuchar sin juzgar es la forma de que alguien se abra y pueda soltar lo que tiene dentro. Podemos mejorar una vida de forma sustancial simplemente con escucha y cariño.

Dentro del centro educativo no solo existen las aulas y las tutorías, existen un montón de espacios comunes que también han de ser seguros para todo el alumnado, y esto es labor de todo el equipo docente y directivo valorar esos espacios, valorar si son o no seguros y tomar las medidas necesarias para que lo sean.

Un ejemplo son los baños. Además de la cantidad de agresiones que se pueden producir han de ser espacios donde todas las personas sienten que pueden ir

Espacios seguros para personas adultas.

Los entornos laborales y familiares han de ser también espacios seguros para todo el mundo, y no hay que hacer distinciones: todo el mundo merece sentirse aceptado y cuidado, todo el mundo merece ser tratado con respeto sin importar absolutamente nada más que elle, ella o él. En Rebelión feminista reflexioné sobre la importancia de este tema para la salud metal y emocional del profesorado

«Une docente que hable de padecimientos psíquicos en el aula se enfrenta a que su alumnado no lo reciba de buena manera, pero al mismo tiempo le está dando a ese alumnado la oportunidad de entenderse y pedir ayuda si así lo necesita. Está creando lazos con sus alumnes y les está mandando el mensaje de que esa clase es un lugar seguro para todes. Lo que en el periodo educativo puede ser muy importante para muchas de las personas que se encuentran en el aula.»

Educación no sexista. Rebelión feminista.

Lo que no se nombra no existe.

Es necesario especificar que construimos espacios seguros para que la gente pueda saberlo, acercarse y ayudar a construir. Es necesario construir espacios seguros también dentro del aula, para que el aprendizaje tenga lugar en las mejores condiciones posibles. Es necesario señalar cuál es el motivo que hace que ese espacio sea seguro para señalar el por qué de esa necesidad: si necesitamos espacios libres de racismo es porque el racismo existe, al igual que espacios LGTBIQ+ friendly o feministas, anticapacitistas… si necesitamos espacios seguros es porque, por desgracia, existen demasiados espacios inseguros. Quizás podamos ayudar a construir espacios seguros y positivos con nuestro comportamiento, así que igual deberíamos probar. Os animo a cuestionar todos nuestros espacios y hacer una valoración de cómo podemos hacerlos más seguros. No, no son deberes… es una tarea optativa… pero sube nota en nuestras relaciones con el resto, mejoran de forma significativa.

Bibliografía.

-Hoyle, Alice; McGeeney Ester; Sexo, jóvenes y educación. Ed. Morata.

Asociación Rebelión feminista. Educación no sexista.

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Ira-René

Soy profe de educación infantil, primaria, inglés, pero lo que más me interesa es explorar la identidad y prevenir el acoso escolar. Entiendo la educación como un proceso que no termina nunca.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies