El marica de la clase

La normalización de la homofobia (y cualquier vertiente de la LGTBIQ+ fobia) sigue presente, el falso discurso de que ya hay igualdad nos posiciona en el papel de bufones. Todavía.

¿Habéis visto el vídeo? Josie regala un pijama, o un traje o lo que sea a Jordi Cruz (el malo) y lo que sucede a continuación no sorprenderá: Jordi Cruz (el malo) se mofa de la pluma de Josie imitando a Florentino Fernández que también se mofa de la pluma de Josie. El resto de concursantes y presentadores se ríen de la gracia de Jordi Cruz (el malo) porque también se mofan de la pluma. Porque para ellos/as, la pluma es algo de lo que reírse.

Y la cara de Josie, que parece participar de la «broma» a mí me traslada al colegio, donde los matones mega guays del cole hacen bromas de los marikas o de las bolleras, o de los raritos, o de las marimachos… y si no participas en ellas, si no te ríes con ellos, eres lo peor porque «era una broma, tienes que aprender a reírte de tí mismo/a».

Voy a contaros la historia de Laetitia.

No es la única, ni mucho menos, pero acabo de ver un documental en HBO llamado Valentine Road y viene al pelo. Larry King era une niñe trans que vivió una infancia de abandono y abusos. Cuando llegó a la casa de acogida donde fue feliz, consiguió sacar fuerza y ser elle misme, salir del armario, maquillarse, ponerse tacones… a partir de entonces, por fin, podría ser Laetitia, quien era en realidad. En el instituto pasó de ser el niño marginado e ignorado a convertirse en el centro de burlas y críticas.

Un día, decidió pedir salir a un chico, Brandon, delante de los amigos de éste. A los dos días, Brandon le disparó por la espalda, en clase. Dos tiros en la cabeza que le infligieron no solo un terrible dolor, sino que acabó muriendo al cabo de dos días.

Lo que podría ser un caso claro de bullying tránsfobo/homófobo, pasa a ser un circo de los horrores cuando unos abogado deciden que no se puede juzgar a Brandon como un menor. A partir de ahí, se construye un relato que nos presenta a Brandon como una víctima de malos tratos por parte de su padrastro y de una infancia marcada por la drogadicción de su madre.

Muchas veces hemos dicho que los acosadores son víctimas en otras situaciones, sí, pero este chico mató de dos disparos a su compañero mestizo por pedirle ser su «San Valentín». Irónicamente murió el día de San Valentín.

El juicio a Brandon se transforma entonces en una lucha que, mientras se disfraza de cruzada por ayudar a un menor, justifica los actos de un nazi supremacista. Su cuaderno estaba lleno de dibujos de simbología nazi, su entorno (familiares y amigos) justifican su conducta alegando a los derechos de las personas blancas, diciendo que Laetitia provocaba y que estaba fuera de control.

Una profesora manifestó que Laetitia debería haber permanecido en silencio:

«Un profesor con cabeza habría visto que Larry estaba fuera de control. Creo en el cielo y en el infierno y Larry no tenía ni idea de las consecuencias de sus acciones»

Profesora de Laetitia.

«Entiendo a Brandon, me puedo ver en esa posición. No habría cogido un arma pero una patada en el culo le habría ido bien.»

La misma profesora

Esa misma profesora le dijo al director que si no hacía algo le darían (a Laetitia) una «paliza de muerte».

Otra profesora aseguró que «no habría muerto si fuera alumno suyo». Laetitia estaba en un programa de alumnado con necesidades especiales para «modificar su conducta».

El día de su fallecimiento la misma profesora que entendía a Brandon se quejó de que se había montado un Gay Parade (desfile gay) en la puerta del centro educativo. Lo que ella llamaba un Gay Parade era un homenaje para Laetitia.

Sin embargo, no sorprenden las declaraciones llenas de odio de esta señora, ya que a medida que la vamos conociendo suelta perlas como estas:

«Los dibujos en los cuadernos de mis alumnos eran muy interesantes, los que tenían tendencias artísticas copiaban la esvástica, Adolf Hitler con el bigote y el brazo y el saludo. Al entrar en clase después de haberles enseñado eso era de lo más normal que saludaran con un «heil». «

Profesora de Laetitia.

La única persona adulta del centro educativo que ayudó a Laetitia (incluso le llegó a regalar un vestido) era su profesora, la que sostuvo a Laetitia en brazos mientras se retorcía de dolor. Fue despedida y tuvo que trabajar en un Starbucks además de lidiar con un trastorno de estrés postraumático.

Con respecto a los medios, durante el juicio, empezaron a contar que Laetitia había sido acosadore de Brandon, que lo había acosado sexualmente al pedirle salir. Según un psicólogo «ya está mal que un chico se vista de chica, pero los chicos no deben ligar con otros chicos».

Se hace referencia a los derechos de las personas blancas, incluso distintas miembras del jurado se posicionan de forma abierta a favor de Brandon, visten pulseras en su apoyo y recaudan fondos para pagar la defensa.

La lectura que se hace es que Laetitia no debería haber llamado tanto la atención, no debería haber provocado a Brandon. Por lo visto, éste estaba «solucionando un problema» que nadie le ayudaba a solucionar, hablan de Laetitia como «conducta desviada».

El policía que investigó la relación de Brandon con supremacistas blancos dice: «han convertido a la víctima del asesinato en la causa de su propio asesinato. No lo había visto nunca» Sí, el policía es un hombre blanco.

El impacto del documental es inmenso, si lo vais a ver tened cuidado. Yo he tardado en verlo 3 días porque el dolor es demasiado grande.

Quizás la próxima vez que alguien quiera gastar bromitas de maricones en prime time se lo piense un par de veces. O no, porque les da igual. Porque yo estaré exagerando al relacionar bromas con asesinatos, porque no tengo sentido del humor y no me quiero reír de mí misme…

Cuando la diferencia es que me río de lo que yo quiero, no de lo que tú decidas que me tengo que reír.

En memoria de Laetita y de tantas otras personas que se han suicidado o han muerto a manos del odio, no podemos permitir que las personas LGTBIQ+ sigamos siendo objeto de burla, odio, mofa o exclusión, de debate ni de terapias de conversión.

He habaldo de Laetitia todo el tiempo porque es lo que elle hubiera querido, no así en el documental, en el que todo el mundo se refiere a Larry.

También he puesto miembras de forma consciente y deliberada. La RAE a mí.

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies