La vida es bella, ¿y nosotres?

Sobre cómo la belleza es un elemento normalizador y excluyente.

Mírate al espejo.

¿Puedes? ¿Qué ves cuándo te miras? ¿Te gusta? ¿Puedes pasar más de un minuto, por ejemplo, mirándote? ¿Te sientes bien con el reflejo? Mira tu cara, tu cuerpo, ¿te gusta lo que ves? Cuando ves tu cara, ¿te quieres, te gustas, te aceptas? ¿Y qué pasa con tu cuerpo? ¿Te odias cuando te miras al espejo? ¿Te gustaría ser otra persona? ¿Lloras simplemente con mirar tu reflejo? ¿Odias tu cuerpo o tu cara porque no son lo que querrías que fueran?

Puede que parezca exagerado pero hay gente capaz de odiarse sólo con un rápido vistazo al espejo. Capaz de llorar mirando su propia cara porque no la quiere, porque su cara ha sido un arma de los demás para meterse con ella. Porque su cuerpo no cumple con unos estándares que el resto del mundo decide sobre lo que es ser bello/a/e o no.

Y es que, ¿es la belleza lo que pensamos de nosotres mismes o es lo que piensan los demás?

Porque la belleza se basa en unos cánones/ parámetros tan limitados que consigue que el resto, la mayoría, estén siempre fuera.

La belleza es una medida de normalización, cuanto más te alejas de lo normativo, más fuera estás, más juzgade, más rechazade, nadie quiere a los feos en el grupo de los populares del insti.

Empezamos a construir nuestro autoconcepto y nuestra autoestima desde la infancia y si escuchamos mucho aquello de lo guapes que somos, nos lo vamos a creer. Pero si escuchamos lo contrario, también. El bullying también se basa en el aspecto físico para destrozar a las víctimas. La belleza es racista, machista, tránsfoba, homófoba y capacitista. Y clasista.

Si eres negre, asiátique, si eres una chica pero tu cuerpo no se ajusta a esas facciones finas y delicadas que se presuponen, o al revés, eres chico pero tus facciones son «afeminadas», si no puedes llevar la ropa de moda, si vas en silla de ruedas, si tienes cualquier discapacidad… armas, los abusones solo ven armas que utilizar a su favor y en nuestra contra.

¿Qué pasa si no eres ni una chica ni un chico? Exactamente lo mismo. Te pasas la vida sabiendo que no eres guapA o guapO, porque el resto se encarga de recordártelo, pero resulta que no tienes que serlo, que eres guapE porque no entras en ningún molde. Porque los moldes son para las magdalenas, las personas somos únicas, diferentes, y todas, válidas.

Con ésto no quiero decir que no existan personas esencialmente bellas, pero quizás llega el momento de pararnos a pensar varias cosas:

1.La belleza, como todo en esta vida, es subjetiva.

2.Valorar a las personas por su físico es tan rastrero que no entiendo cómo podemos seguir juzgando en base a ello.

La belleza no está en el interior, el cómo es una persona por dentro no tiene nada que ver con cómo es una persona por fuera. Eso de valorar la belleza interior implica algo así como es fea PERO muy maja, eres fea/o/e pero te dejamos vivir.

Se instrumentalizan tanto los cuerpos que acaban siendo algo ajeno a nosotres mismes, nos rechazamos de tal forma que hasta nuestro cuerpo nos sobra. Tu cuerpo y tú ya no sois une, no convivís, vivís juntes a pesar de.

Y no, no son cosas de niñes, porque las personas adultas son quienes se pasan la vida alabando la belleza de algunes y, en el mejor de los casos, omitiendo decir nada de la belleza de otres. Son las personas adultas quienes fuerzan a cambiar y modificar cuerpos, son las personas adultas quienes alientan los arquetipos de buenos y villanos en las pelis, los buenos, tan guapos…los villanos, tan feos, gordos, o extremedamente delgados…

Sin ánimo de apropiarme de ninguna lucha, recuerdo que las niñas racializadas viven sin referentes (recordad las princesas Disney, la primera protagonista fue Pocahontas, Jasmín era la novia de, luego vinieron Mulán y Tiana) y todavía no tenemos ninguna «princesa» disca o NB o lo que sea. (Mención especial que en Cómo entrenar a tu dragón tenemos un héroe que pierde una pierna y un dragón con una ala rota (? no me acuerdo) pero sigue siendo anecdótico).

Imagen sacada de Fotogramas. En ella se ve una clasificación de princesas caucásicas vs. racializadas.
Imagen sacada de Fotogramas. En ella se ven las princesas que alguna vez han usado pantalones a un lado mientras que al otro se ven las que no lo han hecho nunca.

Hay personas bellas, sí, pero también hay otras que no tanto, con muchas diferencias de tallas, formas, etc. y aunque se valore la belleza, creo que el problema está en el desprecio que sufre el resto de gente que no entra y que, al final, somos todes porque ¿quién no recuerda cuando llamaron gorda a Scarlett Johannson?(Como si ser gorda fuera algo terrible).

Rompamos los márgenes.

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies