Lenguaje no-binario o sí, les persones.

“Si la poesía es un arma cargada de futuro, como decía Gabriel Celaya, el lenguaje es un arma capaz de excluir o amparar.” Así comienza el artículo del traductore Ártemis López que enlazo aquí Tú, yo, elle y el lenguaje no binario

En este artículo, (que recomiendo su lectura), Ártemis se centra en hacer “esfuerzo consciente por dejar atrás el binarismo y reconocer a las personas que no somos hombres ni mujeres.”

A pesar de las resistencias, de las bromas y/o desprecios, de la negación… hay personas no binarias que no entran dentro de la estructura binarista hombre-mujer.

Lo más importante es asegurarnos del género gramatical elegido por las personas con las que interactuamos. Es decir, debemos asegurarnos de qué género gramatical utilizan. Hay gente que lo dice cuando se presentan y/ o lo tiene en la presentación de sus redes sociales. En persona, si nadie nos lo dice pero tenemos dudas, siempre es mejor preguntar con educación: “¿con qué pronombre quieres que te trate?” Una pregunta sencilla que no es ofensiva y que nos asegura un buen trato con nuestre interlocutore. 

Ya conocemos algunas palabras que nos ayudan a ampliar nuestro vocabulario y nuestra mente, pero vamos a hacer un repaso:

Cis/ cisgénero: persona cuyo género sentido coincide con el asignado al nacer. 

Trans/ transgénero: persona cuyo género asignado al nacer no es el género sentido. 

No binarie: una persona que no se siente ni hombre ni mujer de forma exclusiva, puede ser ambas cosas, quizás ser más una parte que otra, no tener género…

Intersexual: persona que tiene una anatomía reproductiva o sexual que no se ajusta a las definiciones habituales de hombre o mujer. 

(Si queréis podéis (re)leer  las entradas Teoría y práctica o Personas también del blog, donde ya hablamos de todo ésto y la importancia de tener todo ésto en cuenta en las aulas).

Pero continuamos con el tema central de este artículo: el lenguaje no binario.

Hasta ahora, hemos conocido diversas variantes para aunar los géneros en el lenguaje, como 

Los niños y las niñas

Los/as profesores/as

L@s alumn@s 

o, directamente, utilizar el femenino como genérico.

Sin embargo, además de seguir siendo binarios, es decir, que solo comprenden los dos géneros, resultan poco accesibles a la hora de hablar. También se ha dicho que en programas que leen de forma automática para personas que necesitan accesibilidad de medios, no lo dicen bien.

Así que voy a explicar un poco en qué consiste el lenguaje no binario, todo basado en el trabajo de Ártemis López.

Existen dos tipos, directo e indirecto.

LNI, lenguaje no binario indirecto: Se trata de usar epicenos (sustantivos que pueden ser masculino o femenino, sirve para designar ambos sexos independientemente del género gramatical del sustantivo), invariables, posesivos… algunos ejemplos: 

Sustituir los profesores por el claustro o el profesorado.

Sustituir los residentes por las personas que residen.

Sustituir los intérpretes por sus intérpretes.

Sustituir los actores por quienes actúan.

Es una falta de respeto y consideración a las personas no binarias si no las tenemos en cuenta a la hora de comunicarnos. No nos cuesta mucho más tiempo (lo digo por aquellas personas que aluden a la economía del lenguaje para seguir excluyendo), no es un sobreesfuerzo hacerlo y el sentido del mensaje es el mismo. 

¡Y ahora vamos a dar un paso más!

LND, lenguaje no binario directo: Ésto es un poco más nuevo pero aprender algo nuevo siempre debería ser emocionante y si es para, como decíamos antes, ampliar nuestra mente y dejar de excluir a personas que siempre se han visto fuera, más todavía. 

Aquí tenemos neologismos, como por ejemplo neidres (progenitores) el término viene de la suma de “neutro” nei y “padre/ madre” -dre.

También aparecen neomorfemas:

◂ {-e}, amigue +

◂ {-x}, Latinx 

◂ {-i}, {-u}, *, _

Solo se cambian los morfemas de género personal, por ejemplo:

“Es muy buena persona” seguiría siendo igual, pero si queremos decir que es buen alumno, diríamos “es muy buen alumne”.

La {-x} se puede pronunciar como /e/, /eks/, /ekis/, /ks/, /sh/, /ch/… ¡tenemos donde elegir! además puede usarse en inglés también: Womxn, persxn.

Hagamos un poco de historia: 

La  {-e} se empezó a usar ya en los 70 (García Meseguer 1976), {-*} y {-@} tuvieron popularidad en los 90, la {-x} en los 2000 (Milian 2017) y los desdoblamientos en español medieval (Almeida 2012)…

Con respecto a los pronombres, se utiliza elle o, en inglés, they.

Saber todo ésto, e incluso empezar a incorporarlo a nuestro día a día, no solo no es algo negativo, todo lo contrario. Llegará el día en el que en un aula o entre las familias, conozcamos a personas no binarias e incluirlas debería ser natural.

Si os ha gustado e interesado, podéis seguir a Ártemis López en Twitter, yo quiero contribuir a que el lenguaje no binario se conozca un poco más, sobre todo en los coles, y me baso en el fantástico trabajo de Ártemis y su ponencia Realidades no binarias en la lengua de la Universidad de Vigo y la Universidad de Alicante para mostrároslo. Insisto que yo no he de llevarme los méritos, seguid a Ártemis y su trabajo para evolucionar en este sentido, yo soy mera transmisora.

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies