Machirulos en la isla, vol. II

Hugo Sierra está en la isla y nos ha dado una lección magistral de machismo en apenas 2 semanas. Gracias a él, podemos ver de forma clara actitudes tan machistas que podemos dar una clase para detectarlo.

Tomad apuntes.

Este señoro comenzó una relación con Ivana y, para lo que vamos a hablar, no hace falta que sepamos la relación de ésta con Gianmarco y de éste con Adara y de ésta con Hugo. El Merlos Melrose Place se lo dejamos a otros.

En pocos días Ivana y Hugo se procesaban un amor inmenso que llegó a ellos como una ola, pero como una ola de la misma forma se fue. Bueno, como una ola en forma de pepito de ternera.

El señor Hugo, en teoría deportista profesional en su juventud, por lo visto, está muy acostumbrado a ganar y a comer (casi se ahoga con unos churros con chocolate…), y en un momento dado, en una final de una prueba (cuyo premio era el famoso pepito) le tocó jugar contra su amada.

Su amada, que recordemos que también tiene hambre y que también está en una competición, ganó a Hugo y él no lo pudo soportar. Se enfadó con ella y casi ni le dirigía la palabra ni la mirada. Voy a aportar un dato más: ella ronda llos 20 y el está más cerca de los 50. ¿Estoy juzgando la relación en base a la edad? No, pero creo que este señor(o) debería ser un poquito más maduro.

El caso es que las explicaciones de Hugo fueron: «no es por el pepito, es el detalle» el detalle, según él, es que si ÉL está muerto de hambre, ella tenía que haber tenido un detalle con ÉL. Ese detalle, según ÉL, no era darle un poco del pepito, era haberle dejado ganar. Tócate los… pies.

No quiero aburriros con más detalles del concurso, la ha dejado ( en un mar de lágrimas…ella, claro, ÉL no llora) y ahora está todo el tiempo contestando fatal a su ex-novia.

Fatal, sí, pero en voz bajita. ÉL no se inmuta, ÉL pico y pala hasta que ella grita. Y entonces ÉL se relame porque ha conseguido que ella quede como la «histérica», la que chilla, la que pierde las formas.

Exige sacrificio por su parte (el filete más grande siempre para el papá) y luego hace un gran trabajo para desestabilizarla.

Si tu pareja (bueno, mira, o cualquier tío que tengas al lado, que parece que ésto es potestad del amor o el sexo y no, los machirulos, ya sean familia o amigos te cuestan la salud mental e incluso física) te trata así, no es capaz de alegrarse por tus victorias, te menosprecia y te ridiculiza, no te quiere. No te quiere bien.

De que aplaudamos a una mujer que se corta el pelo y a un señor que se depile el pecho ya hablamos otro día que la sombra del machismo en la isla es alargada.

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies