Mostruos contra alienígenas contra el patriarcado.

Sabéis que me gusta recomendar películas para poder trabajar en el aula, películas que nos hagan pensar un poco más allá que simples dibujos y cancioncillas pegadizas. Películas en las que los estereotipos se rompan en mil pedazos y nos permitan imaginar un mundo diferente y por supuesto, mejor.

Y ese mundo es el que me hizo imaginar ayer Monstruos contra alienígenas, una peli donde a las mujeres se nos permite tener una vida propia.

Aviso, contiene muchos spoilers, pero creo que merecerá la pena.

Susan su va a casar. Con Derek, el hombre de tiempo. Y ella está muy ilusionada porque se van a ir a vivir a París porque él será un gran presentador o reportero y recorrerá el mundo tras él.

«Es fantástico, el hombre del tiempo y la mujer del hombre de tiempo»

La madre del novio.

Justo antes de dar el «sí, quiero» Derek confiesa a Susan que no se van a París, que se van a Fresno (que no se dónde está pero supongo que es como si te dicen que te vas de luna de miel a Ávila o algo así) porque le han ofrecido un trabajo. Ella no tiene más remedio que aceptar con toda la desilusión que siente, y un minuto después, un meteorito le cae encima.

giphy.com

Ella crece, resplandece (en verde, sí, pero ahora da igual), y su vida da un giro tan inesperado que al principio no sabe hacer otra cosa más que llorar y anhelar su vida anterior. Sin embargo cuando consigue hacer algo por sí misma y descubre su potencial, adquiere una seguridad y una feurzas imparables.

En un momento dado consigue ver a Derek de nuevo pero mientras que ella está crecida, empoderada y poderosa… ¡él se asfixia! ¿QUIÉN LO HUBIERA IMAGINADO?

«No me quiero casar para estar a la sombra de una mujer, y la tuya, Susan, es una sombra muy grande»

Derek siendo un machirulo acomplejado

Susan tiene tiempo para reflexionar y darse cuenta de que él era «un cerdo egoísta» pero se lamenta porque «¿por qué ha tenido que caerme encima un meteorito para darme cuenta?» Cariño, a todas nos ha tenido que caer encima un meteorito, pero lo importante es levantarse y seguir adelante.

Hay otras tramas que también ponen de relieve la inseguridad y la masculinidad tóxica, divertidas y muy gráficas. Mención especial a un presidente de los E. E. U. U. inepto y torpe (oh, espera un momento…) y al malvado que le dice a Susan «me has robado lo que por justicia me pertenece», no querido, los privilegios no te pertenecen… te los has apropiado y Susan pelea con uñas y dientes (y puños) para no dejarse pisar nunca más. También a un compañero que suelta un «piropo» de lo más inapropiado y se da cuenta y pide perdón, lo nunca visto.

giphy.com

No os destripo más, os animo a descubrirla, a reíros y a pensar cómo podemos hacer que no vuelvan a caernos más meteoritos. Porque cuando nos damos cuenta el golpe es brutal.

Eduquemos desde la infancia.

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies