¿Por qué lo llaman pin?

Cuando era pequeña, en las cajas de galletas María Fontaneda venían unos pins de Parque Jurásico que mi abuela me guardaba. Cada sábado íbamos al pueblo a verla y allí estaban esperándome los pins con formas de dinosaurio. Si hacemos memoria, los años 90 del siglo pasado fueron muy prolíficos en cuanto a estos adornos. Yo tenía una gran colección de pasaban por Trolls, dibujos, marcas, incluso recuerdo uno de Cobi que me regaló mi tía en la Barcelona olímpica del 92. Tenía todos pinchados en espumas, me los ponía en la ropa. 

Esos pins te permitían expresarte, te permitían adornarte con lo que más te gustara. 

Imagen sacada de todocoleccion.net

Hace pocos días, cuando los nuevos ministros y ministras tomaron posesión de sus cargos, saltó la polémica porque Alberto Garzón y Pablo Iglesias llevaban un pin antifascista. Solo molestó a quienes no entienden qué significa ser antifascista y qué significa luchar por una sociedad justa y libre. 

Solo molestó a quienes quieren tener el único derecho de ponerse pins. 

Imagen sacada de InfoLibre

En el momento actual de la sociedad, el pin es otra cosa, es un número que te permite entrar en la cuenta de tu móvil, de tu tarjeta bancaria… ese número pin, ahora mismo, se asocia a accesibilidad o privacidad. 

A dejarte entrar o no. 

Y resulta que hay gente que quiere poner un pin (¿una insignia, un código de accesibilidad?) a la educación no solo de sus hijos, si no a la de los hijos de todo el mundo. 

Quieren impedir que sus hijos accedan a contenidos necesarios para su desarrollo y el del resto de la sociedad. Quieren poner barreras a la educación en igualdad, en respeto y diversidad, quieren que sus hijos no crezcan libres, y lo peor, no quieren que los hijos de los demás crezcan en libertad. 

Lo disfrazan de una cruzada contra la adoctrinamiento, sin despeinarse lo más mínimo al asegurar que educar en Derechos Humanos es adoctrinar.

Esta gente quiere marcar lo que sucede en el país, quiere estar siempre llamando la atención porque saben que cuanto mayor sea la burrada, más repercusión tendrá. Pero no, lo que quieren implantar no es un pin, no es un código de accesibilidad, lo que quieren implantar es censura en el ámbito de la educación. Es ir en contra de la Constitución, de las leyes educativas y del derecho de la infancia a recibir una educación de calidad e integral. Pretenden imponer su ideología del odio en las aulas, pretenden decir a los y las docentes cómo realizar su trabajo. Pretenden negar, de forma deliberada, el acceso a una información de vital importancia a los y las menores.

Su objetivo es que las familias que no quieran o estén de acuerdo, puedan elegir que sus hijos/as no asistan a charlas/ actividades, etc de carácter sexual o afectivosocial. 

¿Por qué estos talleres e intervenciones son tan necesarias?

Estamos de acuerdo en que el acoso escolar sigue siendo una batalla perdida de momento, pero si no hacemos nada contra estas intromisiones de carácter totalitario, será cada vez peor. 

El ser humano no nace programado para tener un género o una orientación sexual concretos, y el resto, son anomalías. El ser humano nace dentro de unos espectros que nos hemos empeñado en clasificar y normalizar, en compartimentar y apuntalar esas diferencias en desigualdades. Hemos confundido cantidad con derechos y desigualdad.

Genderbread de Proyecto Fénix, nadie se ríe de nadie.
Esquema simplificado del Triángulo de Aven.
Recomiendo ampliar la información con distintos grupos y asociaciones. Busca en tu localidad, seguro que hay.

Para ampliar esta información siempre es necesario escuchar y contar con gente especializada en estos temas, ya que el hecho de ocultar algo no quiere decir que no exista. Y es por esto por lo que se ofrecen talleres y charlas que amplían información, es por esto que se programan actividades que permitan hacer estos contenidos accesibles a todo el mundo.

Si en los centros educativos generamos espacios en lo que todos, niños y niñas, sean como sean, y le guste quien le guste, puedan sentirse bien, sin pensar que lo que siente o quien está mal, reducimos drásticamente la cantidad de casos de acoso escolar (LGTBI en este caso), de problema de autoestima y autoaceptación, de intolerancia y violencia (que nos viene de fuera o que nos autoinfligimos). 

Se está hablando mucho del derecho de los padres a decidir el tipo de educación que reciben sus hijos, pero se hace sin tener en cuenta el derecho, por encima de todo, del bienestar del menor. El niño o la niña no son propiedad de los padres, no son un juguete o un producto del que puedas disponer a tu antojo. Los adultos tienen la obligación cuidar de los menores, pero no de limitar sus derechos, en este caso, al de recibir una información ( a todas luces, necesaria). 

Estas familias que pretenden cercenar de esta forma la libertad, ¿cómo van a ayudar?, es decir, ¿cuál va a ser su aportación contra el acoso escolar? Estas familias, que quieren ocultar (como mínimo, puesto que deducimos que ofrecerán informaciones erróneas, negativas e incluso cargadas de odio) esta realidad a sus hijos/as, ¿cómo hará para afrontar, en caso de que así sea, que esos chicos y chicas pertenezcan al colectivo LGTBI? ¿Tenemos que confiar en que gente que censura la educación, va a poyar a sus hijos/as en una posible salida de algún armario? ¿Cómo van a poder salir de ningún armario si sus propios padres o madres los cierran con llave?

Y siendo educados en ese odio que la escuela pública debería contrarrestar, ¿cómo van a desarrollar empatía y respeto hacia todas las personas? ¿Cómo van a ayudar a un compañero o compañera que viva una situación de acoso escolar? ¿Cómo vamos a hacer para que no sean agresores?

Quizás sean demasiadas preguntas pero solo hay una respuesta: Libertad. 

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies