Ahora somos red, Randy Meeks.

1.Breve descripción de quién eres. Puedes contarnos lo que quieras, de verdad.

Soy Randy, community manager y escritor. Tengo el gato más bonito del mundo y trabajo no solo de lo que me gusta, sino de lo que sé algo (básicamente, cultura pop). Contra todo pronóstico, he hecho un montón de cosas en 35 años que creí que no sería capaz de hacer: una editorial lanzó mi libro, mi empresa favorita quiso contar conmigo para sus redes sociales, he aparecido en televisión, he sido guionista, he trabajado en El Jueves, he viajado a donde me ha dado la gana y he vivido la vida bastante a tope. Además soy tuitero irredento y si estás por esa red del infierno es posible que alguna vez nos hayamos encontrado. 

2.En qué época sufriste bullying (edad, etapa educativa, cuántos años duró) 
El bullying en mi vida duró desde los 11 hasta los 16-17 años aproximadamente. Al principio físico, luego psicológico. Primero porque sacaba buenas notas, luego ya porque cuando te acostumbras a que una persona sea el punching ball de la clase, es difícil que esa persona se haga valer por sí misma. Además, estoy hablando de finales de los 90, no era una época en la que esto fuera un problema o se viera como tal, eran cosas de niños. Y así vamos.

3.¿Quieres contarnos algunas cosas de las que te decían o hacían? Si no estás preparado/a/e no pasa nada. ¿Cómo te sentías? 
Por suerte, y después de muchos años de autoconvencimiento y de perder la vergüenza, puedo contar las cosas que me pasaron. Porque los insultos no son tan graves al final. Después de acostumbrarte a que te digan cosas en plan «Nunca estarás con ninguna chica porque nadie te va a querer», cosas como «Dedopato» (tengo un dedo más gordo de los demás porque originalmente iba a tener seis dedos) o, yo qué sé, «Cuatroojos», eran lo de menos. Lo de más son las vejaciones diarias. Las palizas sistemáticas, las humillaciones porque sí, el intentar tirarte al río desde un puente, el meterte la cabeza en el váter y el siempre salir corriendo del colegio por miedo a que aparezca quien sea y, esta vez sí, te pegue la paliza que te deje ahí. Suena a película de terror, y mucha gente va a creer que es imposible que esta maldad exista, pero existe. Y más en un pueblo del País Vasco en los 90. 

4.¿Qué o con quién contabas en esa época para salir adelante? ¿Qué o quién fue tu red de apoyo y salvación? 

En el viaje de fin de curso a Andalucía, a mis 12 años, gasté mi dinero para comprar souvenirs en comprar tres películas en VHS: ‘House, una casa alucinante’, ‘¿Qué fue de Baby Jane?’ y ‘Días de vino y rosas’. Y sobre todo estas dos últimas hicieron que me zambullera en el cine, que todo en mi vida fuera cine, que viera tres, cuatro películas al día para escapar de la realidad cotidiana. Especialmente cine clásico y terror. Y sí, sé lo curioso que es que un chaval con trece años lo esté flipando con Hitchcock, pero es lo que había. La ficción siempre ha sido mejor que la realidad. No me habría adentrado en el cine sin mi mejor amigo, Mikel, que lleva a mi lado desde preescolar hasta ahora, que seguimos haciendo radio juntos. Él fue la persona que estuvo conmigo todos los días durante muchos años, todas las tardes viendo películas, series y sin necesidad de contarnos nada de lo que estaba pasando fuera de esas cuatro paredes. El mundo era mucho más fácil con una pantalla encendida. Curiosamente, teníamos uno de los bullies más cabrones que nos defendía de manera territorial, en plan «Nadie les toca, solo les zurro yo». Parece una tontería, pero esta amistad más tóxica que el río de Chernóbil hacía que pudiera estar más tranquilo. Sobre todo porque, al crecer, lo de los golpes pasó. Y quieras que no, es mejor vivir sin tener miedo de doblar cada esquina de tu calle. Finalmente, mis padres, que intentaron cambiarme de colegio sin suerte y a día de hoy aún se culpan de no haber hecho más. No es su culpa, y no les culparía jamás.¡Ah! Si no eras el que pegaban y no hacías nada para evitarlo, eras parte del problema. No te equivoques, no eras neutral ni de los buenos: eras mala persona. No pasa nada, todos crecemos y seguro que ahora eres maravilloso, pero no disfraces tu inacción de bondad. 

5.¿Qué le dirías a los adultos que ven este tema “de lejos”? Familias, profes…
Los chavales cuentan con vosotros, están esperando que pongáis orden en un mundo desordenado que no pueden entender. ¿Quieres evitar suicidios, traumas y problemas? Habla con los chavales que están sufriendo. No con los matones (que no te van a hacer ni caso), sino con las víctimas. Intenta entender cómo se sienten, intenta protegerles como sea. En mi caso, un profesor, cuando vio lo que me pasaba, nos habilitó la biblioteca en los recreos para poder jugar al ajedrez. Le debo mucho a esa persona, porque en una biblioteca no puedes acabar con un ojo morado. Los mejores recuerdos del colegio son en esa biblioteca moviendo fichas. Puro ‘Freaks and geeks’. 

6.¿Qué dirías a alguien que está sufriendo ahora mismo acoso escolar?

He tardado unos 15 años en estar en paz con lo que me pasó, pero, de verdad, la cosa se pone mejor. Tendrás pareja, tendrás gente que te quiera, serás bueno en lo que haces y esto no durará para siempre. Y, algún día, te encontrarás con esos que te pegaban en el colegio, y vendrán a disculparse. Y podrás tener el placer de pasar de largo y dejarles con la palabra en la boca. «Ay, no, pero qué rencor, habla con ellos y perdónales». Si has pasado por casi una década de bullying duro, ni olvido ni perdón.

7. ¿Nos recomiendas un libro, una película, una canción…algo que te haga sentir muy bien, que te traiga buenos recuerdos y quieras compartir por si a alguien más le sirve? 
Supongo que Friends me trae siempre buenos recuerdos. Empezó a emitirse en Canal + cuando tenía 13 años y era mi lugar feliz semanal. Y el cine, siempre el cine. 

Imagen cedida por Randy Meeks.
¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies