Las heridas del bullying…¿dejan de sangrar?

La respuesta no la sé, y no la sé porque a mi me siguen sangrando de vez en cuando… y es que, cuando tu desarrollo se ha visto atacado de una forma tan sangrante desde la infancia, que es cuando nos estamos construyendo, ¿cómo vamos a cerrar esas heridas? Heridas, por otro lado, que todavía nos cuesta identificar.

Ese vacío, esa baja autoestima, ese miedo a la gente, todas esas cosas «extrañas» que nos pasan, que nos hacen ser diferentes al resto como ya vimos en la entrada Ahora somos red: http://www.fenixnadieseriedenadie.es/index.php/2019/07/18/ahora-somos-red/ todas esas consecuencias nos impiden llevar lo que consideraríamos una vida normal pero, ¿qué es una vida normal? ¿Olvidar todo lo que hemos vivido? ¿Todo lo que nos ha traído hasta aquí?

Creo que lo importante es aceptar lo que hemos vivido, aceptar que duele y mucho y cambiar nuestro propio relato, ésto es, aceptar ese daño y dejarlo a un lado, que no sea un obstáculo para seguir adelante, que no nos siga engañando siendo esa vocecita en nuestra cabeza diciendo lo mal que hacemos las cosas, lo poco que valemos…

¿Y cómo se hace? Cada persona tendrá su propio camino y sus propias estrategias, pero un punto realmente importante para salir del acoso escolar, para resurgir como aves Fénix que somos, es encontrar una red de apoyo que escuche y apoye a las víctimas, que escuche sin juzgar y sin dudar, que ponga, desde el primer momento en el que tiene conocimiento del caso, el bienestar de la víctima por encima de todo. Ya sean familiares, amistades, profesorado… cualquier persona, puede ayudar, puede dar la confianza suficiente para lograr que alguien que está viviendo algo tan terrible, se abra y empieza a ver luz al final del túnel.

Creo, no obstante, que otro de los pilares fundamentales es la terapia, buscar ayuda psicológica. El encontrar a alguien que nos pueda escuchar o ayudar en un momento dado no va a ser una cura milagrosa. Una ayuda terapéutica profesional es vital si queremos analizar, entender y además, avanzar. Tenemos la mala suerte de que la atención psicológica, en la seguridad social, no funciona todo lo bien que nos gustaría, y de esta forma tenemos que pagar unas cantidades que no todo el mundo tiene, por lo tanto, es importante saber hasta dónde podemos llegar (económicamente hablando). Sería importante acudir a las asociaciones para buscar ayuda y no sería descabellado pedir (o exigir) que en los centros escolares los recursos fueran suficientes para atender estos casos, cuya gravedad conocemos de sobra.

Si unimos los dos puntos anteriores, es muy importante recalcar que la salud mental es un eje fundamental en nuestro desarrollo como personas, y acudir a una consulta psicológica no es motivo ni de vergüenza, ni de mofa… de la misma forma es muy importante recordar que los niños y niñas o adolescentes que han vivido situaciones de acoso escolar han pasado por un proceso muy traumático y esa red de apoyo (sobre todo los progenitores, en caso de que sean menores) son quienes han de encargarse de buscar la atención y ayuda necesarias. Encontrar a un/a piscólogo/a adecuado puede costar un poco de tiempo (y dinero) pero hay que dar con el o la profesional que de verdad conecte con el/la paciente, que permita una comunicación fluida y despierte confianza. Nos va la vida en ello.

Por último, creo que para poder salir del acoso escolar es necesario además saber que lo estamos viviendo, es decir, descubrir que la situación que estamos viviendo no es adecuada, sana, no es algo que tengamos que aguantar. Ésto puede conseguirse a través de referentes que den un paso al frente, cuenten sus experiencias y, de esta forma, puedan ayudar a que otras personas puedan verse reflejadas y actuar en consecuencia.

Así, si yo veo que alguien cuenta una experiencia que me resulta demasiado familiar, puedo contactar con mi red de apoyo y buscar ayuda, también profesional.

Este curso Proyecto Fénix, se ha propuesto buscar a esos referentes que se necesitan para ayudar a otras personas a salir del agujero, a resurgir de sus cenizas, pero será próximamente, de momento, si no tenéis vuestro ejemplar de Proyecto Fénix, escribidme a ademarloteacher@gmail.com que el curso está a punto de empezar pero queda mucho por hacer.

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies