Pasos para evitar el ciberbullying, una guía de la Comunidad de Madrid.

Pasos para evitar el ciberbullying, una guía de la Comunidad de Madrid.

Pasos para evitar el ciberbullying, una guía de la Comunidad de Madrid.

Siempre intento aprender y completar mi formación y cualquier material que pasa por mis manos me sirve para ello. Esos materiales hay que leerlos con detenimiento y pensamiento crítico, porque siempre hay algo de lo que aprender y algo que aportar para que dichos materiales sean más completos y mejores.

Esta guía que acabo de leer, a pesar de tener, entiendo, buena intención, y a pesar de tener muchas cosas muy acertadas, tiene fallos garrafales porque, una vez más, cae en estereotipos, tiene una nula perspectiva de género y el antirracismo, lgtbifobia o capacitismo ni están ni se les esperan, sabiendo además lo presentes que están en las redes y entre los niños/as y adolescentes.

He dado muchas vueltas a cómo encarar este resumen, y como mi intención no es tirar por tierra la guía ni el trabajo de nadie, si no aprender y aportar, creo que es bueno, como diría Rozalén, “una de cal y una de arena, que aunque no sepa bien cuál es la buena, que estén las dos es fundamental”.

Así que vamos a ello, un repaso a esta guía:

Pasos para evitar el ciberbullying. ¿Puedo conseguir que mi hijo no sea una víctima?.

Os dejo el enlace a la guía para que la tengáis y podáis ver con vuestros propios ojos y vuestras propias experiencias.

Nada más empezar la guía dan una definición muy ajustada de lo que significa ciberbullying:

“Daño intencional y repetido infligido por parte de un menor o grupo de menores hacia otro menor a través del uso de los medios digitales.”

He señalado en negrita las partes importantes, porque seguimos pervirtiendo el lenguaje y desdibujamos lo que es cada cosa, como ya expliqué en Corrección lingüística y bullying.

Además, una serie de datos importantes para recordar:

El ciberacoso no es otra cosa que la evolución del acoso escolar de toda la vida, aunque cada vez aparece en edades más tempranas. No obstante el ciberacoso tiene unas características propias:

>La inmediatez.

>La extensión generalizada.

>El anonimato.

>La presión ejercida sobre la víctima en cualquier momento del día. 

Está claro que la omnipresencia de las redes sociales, que el hecho de que te puedan acompañar las 24 horas del día, y por extensión, que te puedan acosar las 24 horas del día, genera mayor indefensión, desamparo, ansiedad…

Nos explican que el ciberacoso suele basarse en:

◊Situaciones de desvalorización.

◊Publicación de contenidos comprometedores.

◊Marginación.

◊Humillaciones.

◊Insultos.

◊Amenazas. 

Pero no hay un análisis de estas acciones: todas estas amenazas, humillaciones, desvalorizaciones, etc. tiene  detrás un componente de género, lgtbifóbico, racista o capacitista casi en su totalidad, quizás una explicación, un apunte a estos temas hubiera sido necesario, esclarecedor, más cercano y real, porque la mayoría de niños, niñas y adolescentes que sufren bullying o ciberbullying es por estos motivos. Ignorar las causas nunca puede servir de prevención, porque… ¿qué queremos prevenir entonces?

Explica muy bien el papel de los agentes implicados y las consecuencias. Expone claramente que aunque el acosador sea una sola persona, el que la gente lo comparta y/o viralice aunque sea sin intención de dañar, es igualmente delito y perjudica a la víctima. Por eso os recuerdo que si llegan vuestras redes sociales vídeos de agresiones, NUNCA los compartáis, le hacéis el trabajo a los agresores, que buscan el mayor daño posible, basándose en que cuanta más gente lo vea, más sufrirá la víctima.

A a hora de hablar de los agentes implicados, caen una vez más en estereotipos que no hacen otra cosa que reforzar el enorme problema que nos encontramos en los colegios con la identificación de acosados y acosadores. ¿Que a qué me refiero? A ésto:

“Lejos de lo que se puede pensar, el perfil del ciberacosador puede ser muy diferente al del acosador escolar tradicional. Aquí ya no nos centramos solo en los típicos bravucones de clase y en el daño físico o la humillación presencial”.

“Con todo esto, del mismo modo que le perfil del ciberacosador varía y ya no responde necesariamente al del “más macarra” o “más fuerte” (ahora priman las habilidades que demuestran tras la pantalla, la posible víctima también puede ser cualquier adolescente. Por lo tanto, los acosados ya no son obligatoriamente los “raritos” o los “marginados de la clase”“. 

Sabemos ya de sobra que ni los acosadores son (exclusivamente) los bravucones o macarras, y que las víctimas no son los marginados. Con este tipo de divulgación, no solo estamos impidiendo una correcta identificación del acoso escolar o del bullying, además estamos entregando los papeles a cada uno nada más llegar al cole y estamos, de alguna manera, permitiendo y justificando estos roles. Estamos asumiendo la “normalidad” de que el macarra acose y del que el marginado sea acosado. Estamos dejando fuera de esa lectura a todos aquellos perfiles (miles, tantos como personas hay en las aulas) que conviven a diario con los “macarras” y los “marginados” y estamos marcando a fuego cómo han de comportarse. No les damos la oportunidad. La cantidad de “macarras” que no acosan, que quizás necesitan apoyo, la cantidad de niños y niñas que viven su “marginalidad” con orgullo, la cantidad de niños y niñas que sólo quieren ser, sin necesidad de encajar en ningún estereotipo marcado por el mundo adulto (heteropatriarcal). Por favor, basta de estereotipos y sobre todo, basta, en guías oficiales que llegan a los coles.

Explica muy bien las formas de agresión:

◊Amenazas e intimidación.

◊Acoso o acecho.

◊Difamación. 

◊Ostracismo, rechazo o exclusión. 

◊Robo de identidad, acecho no autorizado o suplantación de identidad. 

Con una nula perspectiva de género, explican qué es el Slut-shaming:

“(generalmente afecta a las chicas, tildadas de prostitutas) para humillar públicamente y hacer sentir culpable a la víctima por ciertos comportamientos o deseos sexuales diferentes a los socialmente aceptados”.

Vale, en la propia definición han conseguido señalar y culpar a las víctimas, he de reconocer que este ejercicio de meta-sluth-shaming, el “puta” dentro del “puta”, es realmente complicado de hacer pero lo han conseguido:

Slut-shaming es que te llamen “puta” y todos sus derivados, sobre todo, por liarte con algún chico. No hay nada “diferente a lo socialmente aceptado” que dicen en la guía: las adolescentes tienen deseos y vida sexual y no se meten con ellas porque sea “diferente a lo socialmente aceptado” (no me cansaré de repetirlo, les ha quedado muy neo-machista), si no porque es una de las herramientas más recurrentes para meterse con las mujeres: su vida sexual. Por lo tanto, dejemos de juzgar el comportamiento de la víctima y empecemos a cuestionar el de los agresores. También y sobre todo, desde las instituciones.

 

Dan consejos o pasos a seguir en caso de sufrir ciberbullying y evitar prácticas de riesgo.

“No es recomendable contestar y entrar, como consecuencia, en una dinámica de réplica con envío repetido de mensajes.”

“No usar insultos o lenguaje soez”. Netiqueta: www.netiquetate.com. 

“No compartir ni difundir información y/o imágenes comprometidas, ni propias ni de otros, y tampoco rumores que puedan suponer un daño para la reputación. Hay que evitar escudarse en el anonimato y huir de actitudes cobardes”.

“En caso de sufrir ciberacoso, hacer capturas de pantalla de todo aquello que pueda servir como prueba. Bloquear el perfil del acosador, decírselo a un adulto de confianza y/o ponerse en contacto con alguna línea de ayuda o de denuncia.”

“Mostrar rechazo y posicionarse del lado de la víctima (…) notificarlo a un adulto (…) que no se actúe de forma pasiva.(…) fuerza colectiva”.

Hay una mezcla de conceptos y churras y merinas que, una vez más, perjudica a las adolescentes. Si no hay formación en género no se puede explicar bien y diferenciar conceptos.

Advierten de que el control de los adolescentes a través de las redes es la “antesala de futuros maltratos”. NO. Debemos dejar de hablar de la infancia y adolescencia como si no estuvieran en el mismo espacio y tiempo que los adultos. Ya es una forma de maltrato, ya se están ejerciendo esos malos tratos. Advierten que “según los últimos estudios del Ministerio de Sanidad, el 28,8% de las adolescentes cuenta que ha sufrido en algún momento de su vida violencia de control”, que “las niñas (…) son sometidas por parte de sus novios al control exhaustivo de sus movimientos y de sus comunicaciones con terceros” y que además no lo identifican con maltrato por considerarlo normal, y de repente se marcan un “¿y las denuncias falsas qué?” y meten un párrafo entero explicando que “como en la vida real, (…) también hay niñas que aprovechan esta lacra de la sociedad como protección o excusa para ejercer presión o inferir amenazas a los niños”.

Vamos por partes: si es “protección” no veo nada malo, ¿es para defenderse?. Ojalá contaran con personas adultas que confiaran en ellas y que las ayudaran a defenderse. Y por otro lado: podríamos dejar de minimizar el problema de la violencia de género en este país, donde sólo en el año… mira, no, no voy a daros yo los números:

Investigad, moveros, escandalizaros un poco y a ver si cada día somos más quienes luchamos contra la violencia machista. Feminicidio.net

Además, te dan después 10 puntos: 10 formas de violencia de género digital. ¿Pues no decían que era la antesala? ¿En qué quedamos? En que no es antesala, en que es maltrato.

Por cierto, según la propia guía:

“El ciberbullying afecta en mayor grado a las chicas que a los chicos (según la Fundación ANAR, el 70% de las víctimas son chicas”.

Creo que hay que tomarlo mucho más en serio.

Os dejo las 10 formas de violencia de género digital, de Pantallas Amigas.

Interpelan a las familias y profesorado, les explican la importancia de un control, de una supervisión, de enseñar una forma adecuada de comunicarse en redes y recuerda lo necesario que es no minimizar el problema, no salir con el “cosas de niños” o con que no es de nuestra competencia, en el caso de los profes.

“Solo en España, Italia, Grecia, Finlandia, Croacia y Bélgica está estipulado que los profesores tienen responsabilidad de supervisar los casos de esta índole”.

 

Detalles, pinceladas que hacen que el mensaje se pierda antes de llegar:

“las claves de las medidas de prevención son la detección temprana y la involucración de todo el alumnado”.

A ver, si es prevención no puede ser detección, porque prevenir es actuar antes de que pase algo.

“Los expertos en educación cada vez insisten más en la necesidad de tener en cuenta la relación emocional y el sentido del humor al tratar con nuestros hijos: decirle lo que hemos comido para que nos hable de su comida, hablarle de nuestras películas de cine preferidas para que nos cite las suya, dejar que se ría de nuestros gustos o aficiones para poder comentar las suyas.”

Vamos a permitir a los niños y niñas faltas de respeto, como reírse de nuestras aficiones, para prevenir el acoso escolar. ¿Qué puede salir mal? Si se ríen de sus padres, ¿qué les va a impedir reírse de las aficiones de sus compañeros? Oh, espera, ya lo hacen. Quizás haya que enseñar todo lo contrario, llamadme loca.

Hablan de la importancia de

“cultivar entre los adolescentes la empatía, la convivencia y el compañerismo, así como la capacidad de reacción de las posibles víctimas estimulando la autoestima y enseñando a gestionar estas situaciones”

No se han dado cuenta de el párrafo anterior es, prácticamente, la Teoría de la escalera de Fénix, con los peldaños desordenados, y no han metido a Proyecto Fénix, nadie se ríe de nadie como material. Pero no pasa nada. Quizás en la próxima.

¡Es broma! Pero es cierto que Proyecto Fénix trabaja una serie de habilidades que sirven de prevención del acoso escolar y por extensión, del ciberbulliyng.

Si no tienes tu ejemplar, pincha aquí. Proyecto Fénix, nadie se ríe de nadie.

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
14Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Ade

Educación

Soy maestra de educación infantil, primaria, inglés, experta en acoso escolar, inteligencia emocional e igualdad de género.

LEAVE COMMENT

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies