El acoso escolar no es “cosas de niños”

El acoso escolar no es “cosas de niños”

El acoso escolar no es “cosas de niños”

La frase “son cosas de niños” siempre me ha perturbado. Permitimos a la infancia ser crueles, agredir, marginar… con total impunidad porque “son cosas de niños”. Sin embargo, cuando hay un caso atroz ( que son los únicos que salen en las noticias), nos alarmamos y nos llevamos las manos a la cabeza.

¿De qué nos extrañamos? La laxitud y la arbitrariedad que empleamos a la hora de indicar a la infancia a quién y cómo hay que respetar, mezclado con las faltas de respeto que maman de cada uno de nosotros y nosotras cada día, hace que sean incapaces de distinguir qué son esas cosas de niños.

Para mi, cosas de niños y niñas, son jugar, dibujar, correr, saltar, gritar, mancharse la ropa comiendo helado y cantar tan alto que parezca que son estrellas del rock.

Para mi, las agresiones, los insultos, las tomaduras de pelo que se cobran llantos y sufrimiento, son, más bien, cosa de adultos que les permitimos hacer, que les servimos de modelo, y que no somos lo suficientemente directos a la hora de enseñar respeto y autoestima. Porque entonces tendríamos que vernos reflejados/as, tendríamos que admitir que los acosadores somos nosotros y nosotras, no “el resto”. Es un problema global en el que todos y todas contribuimos y que necesitamos parar entre todos/as.

He preguntado a varias personas por qué creen que el bullying o acoso escolar no son cosas de niños y ésto es lo que me han dicho…

Xavi Fontana (actor)

“Por que si fueran cosas de niños, no las arrastraríamos durante la vida adulta.”

Cristina A.  (publicista y experta en género)

“No existe el cosas de niños porque las niñas/os reproducen lo que ven/se les transmite, no generan contenido. En una sociedad patriarcal donde el machismo y la cultura de la violación campan a sus anchas, el bullying es lo normal ya que es sistémico.”

Mari (La Pirata) (activista)

“Para mi el bullying no son cosas de niños por algo muy sencillo: De adulto no se olvida. Jamás se olvida. Yo he sufrido bullying en el instituto y ciberbullying hace unos años de nada por redes sociales, si yo no hubiese sufrido bullying igual lo de internet incluso me hubiese dado “igual”, pero al venir ya dañada, se me hizo un mundo, confié en quien no tuve que confiar y caí en la trampa. También la gente aconseja mucho sin tener ni idea, yo el caso del bullying cuando se enteraron en el instituto la solución fue ponerme al lado de la persona que mas me hacía bullying en clase “para que nos hiciesemos amigas” y en el caso del ciberbullying, fui a comisaría a denunciar con los tweets, los anónimos del ask, etc. y ni siquiera investigaron, me dijeron que no hiciera caso que iba a ser peor y que no podían hacer nada porque no había amenazas de muerte.”

VektorJack (co- creador de Kememole)

“El colegio forma una parte importante de la persona que seremos de adultos. Por eso el Bullying no es cosa de niños.”

Noemí López Trujillo (periodista)

“No es cosa de niños porque no podemos delegar en seres que aún están formando su identidad la responsabilidad de gestionar algo que no es precisamente irrelevante, sino que puede destruir la autoestima de personas que están creciendo y que esperan, y a quienes les debemos, que el mundo sea un lugar seguro y justo”

Dani Figuero (Embajador y formador de una conocida marca cosmética)

“Porque depende de la educación de los adultos.”

Hd Carlos  (co- creador de Kememole)

“Porque las consecuencias son demasiado graves como para restarles importancia.”

Enrique Corrales (actor)

“Porque si no se miran desde el prisma de un adulto pueden llegar a tener consecuencias muy graves.”

Rebeca Brown  (profe)

“El bullying no es cosa de niños porque corresponde a los adultos y adultas educar a nuestros peques en el respeto, la igualdad y la normalización de la diversidad”

Las consecuencias en la vida adulta son innegables, pero aún así encontramos a gente que sigue justificando este tipo de comportamientos. El modelo patriarcal que impera en la sociedad y que premia el abuso, que castiga al diferente considerándolo débil y que asume la desigualdad como algo inevitable, permite, y casi podemos decir que sostiene, el acoso escolar en las aulas.

Quizás con este vídeo que han hecho Kememole y compañía, quede hoy un poco más claro.

El sábado 5 de mayo en las I Jornada contra el acoso escolar en San Isidro- Carabanchel: Nadie se ríe de nadie,  hablaremos con alguno de los protagonistas de éste vídeo ( Xavi Fontana y Enrique Corrales), que tienen mucho que contarnos acerca del acoso escolar. ¿Queréis venir a conocerlos y a aprender y compartir experiencias sobre el bullying? Porque aquí tenéis la invitación:

Calle Inglaterra nº8.

Bus: 34, 35, 118 y 119.

Metro: Urgel.

Y ahora, piensa tú y dinos: ¿Por qué el bullying no es cosa de niños? Publica en redes con los hashtag #NoSonCosasDeNiños #ProyectoFénix y descarga la imagen para que reflexionemos en todos los centros educativos… y en cualquier lugar de trabajo o de convivencia.

Imagen “No son cosas de niños”. Pincha para ir a la descarga.

Queremos inundar las redes ( o por lo menos que quede algún charco) para recordar que el acoso escolar no es ningún juego y vamos a ponernos a ello.

¡Nos vemos el sábado!

 

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
27Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Ade

Educación, Fénix

Soy maestra de educación infantil, primaria, inglés, experta en acoso escolar, inteligencia emocional e igualdad de género.

2 Comments

Maite

mayo 3, 2018 at 2:18 pm

Hola Ada, completamente de acuerdo contigo y muy interesante.
He visto el video y en todos los casos veo claro el acoso y queda claro que no pasa por una broma menos el ultimo caso de pegar a la espalda, que pienso, e igual me equivoco, que en muchos casos puede llegar a ser una broma sana.
Me gustaria que me explicaras la diferencia. Bromas asi me han hecho y he hecho con intimas amigas que ni me han molestado ni creo haberlo hecho yo.
Muchas gracias.

    Ade

    mayo 3, 2018 at 8:02 pm

    Hola Maite!
    En el caso al que te refieres, creo que podemos diferenciar entre una broma de amigas(íntimas, como dices), y otra situación distinta es, por ejemplo, en el patio de un colegio, que te pongan en la espalda “pégame” y que el resto del cole empiece a pegarte patadas. Tú no sabes que formas parte del juego, tú eres el objeto de burla y el resultado suele ser incomprensión, ansiedad, miedo…”¿por qué me pega todo el mundo?”. También es verdad que entre personas adultas los códigos con más fáciles de establecer y aclarar. Espero haberme explicado.
    Un abrazo y muchas gracias por tus palabras.

LEAVE COMMENT

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies