La sentencia insoportable

La sentencia insoportable

La sentencia insoportable

Insoportable. Es la única palabra que se me ocurre: dolor insoportable, rabia insoportable, tristeza insoportable, misoginia insoportable… no podemos soportarlo, no hay cuerpo humano que aguante lo que estamos viviendo de forma individual. Los cuerpos de las  mujeres soportamos cada día violencia sin límites, pero lo de hoy ha sido un mazazo que no por esperado duele menos. Y sí, lo esperábamos. Algunas casi temíamos una absolución… No voy a volver a repetir la sentencia, el dolor o la indignación. Lo hemos vivido, sólo nosotras lo sabemos.  Como decía no hay cuerpo de mujer (de forma individual) que lo aguante, pero el cuerpo colectivo que forma el movimiento feminista es otro cantar. Está sosteniendo el peso de tremenda injusticia con una dignidad que no sólo admiro, sino que reivindico.

Nos reivindico a nosotras, las que cada día luchamos contra el machismo, las que hemos perdido el miedo a utilizar las palabras patriarcado, misoginia, violencia machista, FEMINISMO. Las que hemos entendido que cada día es una lucha. Las que ofrecemos nuestros cuerpos y nuestras mentes al servicio de la justicia social.

Yo hoy no he podido dar mi cuerpo. El mío falla, bien lo sabéis, pero ofrezco mi mente, mis dedos y mi pequeño espacio virtual para varias cosas:

1.Hermanas que sí habéis tomado las calles, GRACIAS, os mando miles de abrazos, de sororidad, de fuerza (la que a mi me falta). Que mis lágrimas por no poder ir sirvan de combustible para que recordéis a todo ese sistema misógino que odia a las mujeres que las calles son nuestras, que no vamos a tener miedo.

2.Grito desde aquí, una vez más, que es absolutamente necesario, y hoy más que nunca, que en las aulas entre una educación feminista, porque algo muy básico está fallando si 5 tíos de verdad creen que una niña de 18 puede disfrutar ante semejantes barbaridades y sin dar su consentimiento. Y algo muy básico está fallando si 5 tíos, un juez y demás no son capaces de diferenciar una cara de sometimiento, de dolor, de miedo, de una cara de disfrute sexual. O enseñamos desde ya a las futuras generaciones o no vamos a  conseguir nada.

3.Seguiré enseñando a las niñas lo fuertes que son, lo válidas que son, y seguiré enseñando a los niños que no tienen que humillar ni menospreciar a las niñas para demostrar lo fuertes y válidos que son. Seguiré llenando los colegios de feminismo allá donde vaya, porque es el feminismo el único movimiento que puede alcanzar la igualdad y puede ahorrarnos el sufrimiento que estamos viviendo hoy. Vamos a luchar para que las niñas de hoy no tengan que sufrir los mismo que hemos sufrido nosotras.

Avanzamos juntas, fuertes, libres y sin miedo.

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
14Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Ade

Feminismo

Soy maestra de educación infantil, primaria, inglés, experta en acoso escolar, inteligencia emocional e igualdad de género.

LEAVE COMMENT

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies