Prevención del acoso escolar desde educación infantil

Prevención del acoso escolar desde educación infantil

Prevención del acoso escolar desde educación infantil

Hace ya mucho tiempo que se ha despertado un interés por acabar con el acoso escolar que parece real, parece que hay una verdadera intención, pero no termina de conseguirse. Ese movimiento que parecía que cobraría fuerza y conseguiría que se dotara de una vez por todas a los centros educativos con medios, formación, recursos, una bajada de ratios… no ha llegado, no se ha conseguido nada de éso. No sabemos ( o sí) cuáles son las razones por las que no se termina de avanzar en esta materia, falta de formación, de información, de concienciación, ratios elevadísimas, programas de estudios que sobrepasan cualquier límite humano… todo ésto dentro del cole, pero ¿ y fuera? Pues lo mismo, horarios imposibles que dificultan la tarea de educar en casa, influencias nefastas desde los medios de comunicación… pero por encima de todo, hay una razón que pasa en cualquier parte: seguimos sin comprender la importancia, la relevancia del acoso escolar en las vidas del alumnado que lo sufre, sea cual sea el papel que desempeña. No, no voy a volver a explicar las consecuencias, os dejo una entrada en la que hablé sobre ello, Pero…¿es para tanto? Consecuencias del acoso escolar.

Lo que pretendo hoy, una vez más, es concienciar.

Despertar ( aunque sólo sea en una persona) esa comprensión de la necesidad imperante que es prevenir el acoso escolar desde educación infantil, que es donde hay que empezar.

Si en los cursos superiores hay casos de bullying, es que no ha habido una labor de prevención y hemos fallado todos/as.

Siguen saliendo iniciativas y actividades destinadas a trabajar el acoso escolar pero vuelvo a decir, desde mi humilde opinión, que ese trabajo se realiza desde los primeros años de escolarización, desde la educación infantil. Si se empieza en primaria no es más que un parche.

Los aprendizajes más significativos en relación al desarrollo personal y de convivencia deberían tener lugar en la infancia. A mi me gusta poner un ejemplo muy extremo para ilustrarlo: es en la escuela infantil donde aprendemos a quitarnos el pañal, es en esas edades tan tempranas donde aprendemos a ir al váter, y ese aprendizaje nos lo llevamos para toda la vida. El aprendizaje de la convivencia debería empezarse también a esas edades, y llevarlo toda la vida con nosotros/as, si empezamos a respetarnos desde la infancia, será mucho más difícil que en cursos superiores se traten como lo hacen en estos casos de acoso.

Aparecen iniciativas interesantes, y salen en prensa, y parece que todo va bien… Pero nos encontramos con trampas como la que se pudo ver en este reportaje:

Origen: Teatro en el aula para combatir el ‘bullying’ con el protagonismo del acosado y de su acosador

No, las edades en las que empiezan las conductas discriminatorias y la presión del grupo no son a esa edad. Esas conductas se fraguan desde la más tierna infancia y quizás, en algunos casos, empiecen a aflorar a esa edad, pero también lo hacen mucho antes y después.

No hay una edad específica, de la misma manera que no hay un perfil de víctima ni de agresor ni de testigos.

Hay una serie de actitudes que se van afianzando a medida que crecemos y si son dañinas contra el resto de la gente y nadie nos lo señala, o se ven reforzadas ( bien por apoyo o bien por omisión), crecemos impunes y seguimos haciendo daño.

Quizás en esas edades hay alumnos/as que lo empiezan a verbalizar porque ya no pueden más, porque no han tenido el apoyo necesario para contarlo, porque lo están identificando… pero también se da mucho antes.

No nos olvidemos de que en educación infantil también se pueden dar casos de acoso escolar. Nos creemos que los niños y niñas son seres de luz que no hacen ( o que no pueden hacer) nada malo, pero si, puede haber una intencionalidad detrás de cada acción.

Y no pasa nada, porque es precisamente en infantil cuando estamos a tiempo de reconducir todo ésto. Más tarde, insisto, son sólo parches.

Y con este escrito no pretendo desmerecer el trabajo de esas actividades que se están llevando a cabo, están muy bien, pero no caigamos en la trampa de creer que con una actividad puntual vamos a contrarrestar años de estereotipos, de conductas de abuso.

Sólo el trabajo continuo dejará ver sus frutos. Además será a largo plazo, no va a ser una evaluación en junio. Ese trabajo es largo y durará mientras estén en el cole. Y deberá continuar en el insti y en la uni, en los ciclos…

Y quizás entonces, cuando haya una generación educada sin odio y sin estereotipos, podamos hacer una evaluación, con rúbricas y todo 🙂

No hay una sola receta mágica, yo os dejo mi Fénix para empezar el hechizo… pincha aquí para conseguirlo.

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Ade

Educación, Fénix

Soy maestra de educación infantil, primaria, inglés, experta en acoso escolar, inteligencia emocional e igualdad de género.

LEAVE COMMENT

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies