A vueltas con el bilingüismo

A vueltas con el bilingüismo

A vueltas con el bilingüismo

Son muchas ya las quejas que hay entre docentes, familias, etc. acerca de la falta de datos reales sobre el verdadero impacto del biligüismo de la Comunidad de Madrid en el alumnado. Aquí, uno de los artículos que he leído sobre ello: La cuestionada huida hacia delante del bilingüismo

Yo no voy a presentar datos, no los tengo, voy a plantear las cuestiones que se me presentan cuanto más conozco el sistema bilingüe, aunque no debería, porque no tengo la habilitación lingüísitca y no se por qué al final termino dando inglés en un sistema que no quiero, pero éso es otro tema que debería responderme la administración o inspección educativa, supongo.

1.Entiendo que una persona bilingüe es aquella que además de hablar un idioma, puede articular pensamiento y discurso en esa lengua con total fluidez, por eso me parece presuntuoso llamar a un sistema que da dos o tres materias en otro idioma, sea llamado bilingüismo. Dar una serie de materias en inglés, donde se aprenden los contenidos de memoria sin razonamiento alguno, no es aprender con fluidez un idioma, es aprenderse de memoria párrafos de definiciones y puntos esquemáticos. Eso no facilita la construcción de pensamiento en inglés, facilita un ejercicio de memoria impresionante, pero nada más.

2.Casualmente, si es que existen las casualidades en esta vida, las materias que se imparten en inglés son las ciencias, sociales y naturales, dos materias básicas para comprender el mundo que nos rodea. Son esenciales, y ahora, como se dan en inglés, el alumnado está entendiendo a la mitad la historia, la geografía, las naturales… estos temas, tan importantes para su desarrollo personal y físico ( recordemos que en naturales hay temas relacionados con la salud, etc.) se les están exponiendo de una forma tan esquemática y simplificada que se les está escapando entre los dedos lo que deberían aprender para toda la vida. Os dejo una entrada antigua que ya escribí sobre este tema, en mi primer contacto con el bilingüismo Cuidado con el bilingüismo En él explico cómo el alumnado había perdido la oportunidad de entender el funcionamiento del aparato reproductor, etc. por haberlo estudiado en inglés, entre otras cuestiones. Este año amplío mi experiencia con la historia, las ciencias naturales y la salud: comportamientos negativos para su salud como el consumo de drogas, alcohol o tabaco, comportamientos saludables, las dos guerras mundiales o la Guerra civil española, todo ello, en dos hojas de un tema, con unos esquemas tan simples que no decían casi nada.

Una anécdota de tantas: En el libro de texto de sociales venía la palabra “regeneracionismo”, obvio. Venía en inglés: regenerationism. Pregunté a los assistant, esas personas nativas que están en los colegios para apoyar al aprendizaje del inglés. No la conocían, no existe en inglés. Busqué en el diccionario de Cambridge, por si acaso, pero no, no viene. Estamos aprendiendo cosas en inglés que ni existen.

Otra anécdota: Les pregunté qué significaba government en uno de los repasos del tema y me dijeron “gobernamiento”. Significa gobierno.

Última anécdota, para poner un ejemplo extremadamente claro de lo que quiero decir, os dejo una imagen del libro de historia donde se explica la constitución de 1812, La Pepa.

¿Es normal que enseñemos en inglés algo tan propio de nuestro país como el ¡Viva la Pepa!?

Quizás ahora empiecen a decir: es que eres mala profesora, una buena profesora hace que su alumnado entienda la materia en inglés sin necesidad de traducir. Bueno, puede ser, pero me gusta que el alumnado entienda todo lo que se está aprendiendo. No podemos dejar que se memoricen largas oraciones en inglés, sin saber qué están diciendo.

3.Había oído que el sistema bilingüe segregaba a sus alumnos y cuando no había estado dentro de un cole de estas características no entendía bien a qué se refería. Ahora lo sé y en dos sentidos.

Segregación económica: el alumnado cuya familia tiene recursos económicos para que por las tardes vayas a una academia tiene mejores resultados. Quienes no pueden permitirse la academia, ya se les puede dar genial memorizar porque si no, están abandonados a su suerte.

Segregación por niveles: hay colegios en los que se hacen grupos de inglés en función al nivel que tienen, de esta forma, hay una clase donde van todos los alumnos y alumnas con buen nivel de inglés, hay otra clase donde van los que tienen un nivel más bajo, y, en ocasiones, hay otro grupo donde van niños y niñas que no tienen nivel, que incluso son ACNEES (con necesidades educativas) y que se ven señalados/as en la clase de “los tontos”. Ésta expresión no es mía, es dicha por algunos de esos niños y niñas. Se dan por perdidos, asumen que no van a llegar a más. Resignación con 12 años.

Desde mi punto de vista es una medida a todas luces discriminatoria que va en contra de la educación inclusiva que se quiere llevar a cabo, donde todo el alumnado tenga las mismas oportunidades. En mi experiencia docente, la mayoría de niños y niñas que les tocaba salir de clase por apoyos, etc. preferían quedarse dentro, se veían señalados y querían estar con el resto de compañeros y compañeras, y cuando se han podido quedar porque la especialista se ha podido quedar dentro del aula, ha sido algo fructífero y positivo. Me parece increíble que se permitan esas agrupaciones en la escuela pública, donde deberíamos abogar por una educación inclusiva de todos/as y para todos/as.

4.Sigo teniendo dudas con la participación de los assistant dentro de las aulas, porque la mayoría de los/as que he conocido no son maestros/as. Toda la preparación que necesitamos para trabajar con niños y niñas, a ellos/as no se les pide. El hecho de hablar una lengua no puede ser el único mérito o requisito para trabajar dentro de un colegio. En ocasiones ellos/as mismos/as se han visto sobrepasados por tener que hacer funciones para las que no están preparados/as, han manifestado además que no entienden que se tenga que estudiar las ciencias en inglés y no es algo personal contra ellos/as, la mayoría con los y las que he trabajado son realmente simpáticos, agradables y me he llevado genial… es que no están preparados/as para ello.

Todas estas dudas me han ido surgiendo a medida que he conocido colegios que funcionan así, y me parece… ¿raro?, ¿extraño?, ¿preocupante?… no encuentro la palabra, que las familias sigan creyendo que el sistema bilingüe puede ser algo bueno para los niños y niñas. ¿Hay falta de información acerca de cómo funciona? ¿Hay mucha propaganda a su alrededor? Admiro a los colegios que se crean una personalidad ajena al bilingüismo y ponen en valor otras cosas que creo son más importantes, la convivencia, el aprendizaje que perdura, el conocimiento del entorno y la capacidad para pensar en nuestra propia lengua materna. Me choca que se critiquen otros sistemas bilingües que lo son por derecho, ya que existen lenguas cooficiales en las que la población es bilingüe de verdad y aquí se nos quiera meter el inglés con calzador, cuando está claro que ese zapato no nos vale. Y no que hay modificar o mutilar los pies, hay que cambiar los zapatos. NO es una negativa a aprender inglés, es un llamamiento a hacerlo bien, sin perder otras cosas. Poder comunicarse con las personas es esencial, más por cuestiones humanas que laborales, pero este sistema no favorece la comunicación en absoluto.

Os dejo una muestra de un libro de texto:

Y para terminar os dejo con un estudio llevado a cabo por el observatorio por la educación pública Ni aprendemos inglés, ni aprendemos science.  

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Ade

Educación

Soy maestra de educación infantil, primaria, inglés, experta en acoso escolar, inteligencia emocional e igualdad de género.

1 Comment

Pedro Devera

marzo 20, 2018 at 12:32 am

La educación bilingüe planteada en los casos colombiano y español (son los casos sobre los cuales he leído) tienen una falla de fundamentación teórica producto de las típicas decisiones que toman los políticos sin consultar a los especialistas y que generan una pérdida económica considerable por la ingente cantidad de recursos que se necesitan y en donde a la final, son las editoriales las ganadoras. Precisamente para ésto están las universidades e institutos de investigación, de hecho, existen departamentos de lingüística en casi todas las universidades del mundo. Por lo que he leído, los resultados de ambos programas (cuyos conceptos y contextos de bilingüismo no están adecuadamente definidos y éso consta en los artículos que he publicado) no han sido los adecuados porque los estudiantes, en su mayoría, tienen un desempeño deficiente en las áreas de conocimiento y tampoco han logrado niveles de competencia lingüística que deben esperarse después de varios años de estudios (un nivel C1 en inglés se logra en 5 años en promedio en un curso bueno y en 3 o 4 años si se estudia formalmente en un país anglosajón, ésto sólo es válido para hispanoparlantes). Entonces ¿a qué se debe esta situación? se debe a la ignorancia de tres aspectos básicos del proceso de enseñanza y aprendizaje. Primero, el principio psicológico constructivista (Vygotski, Luria) que descubrieron (hace décadas) que el lenguaje es el instrumento de mediación social de los contenidos declarativos, procedimentales y actitudinales, es decir, de todo lo que se aprende, además de la existencia de los períodos sensibles. La escuela y la secundaria tienen como objetivo el desarrollo de habilidades cognitivas de segundo nivel, de pensamiento fino, procesar información de manera formal y de adquirir destrezas que le permitan a los estudiantes la prosecución de estudios de tercer y cuarto nivel (pregrado y postgrado) o de insertarse incluso en el mundo laboral y ésto se logra por la mediación y facilitación que hace el docente y el alumno quienes ya manejan un código lingüístico de mediación consolidado que comparten que es el idioma, el español en nuestro caso. Si se exige que el estudiante logre ésto en un idioma que no domina, obligatoriamente se producirán fallas que impedirán la adquisición de la lengua extranjera, o de los contenidos curriculares o de ambos de manera adecuada y por ésta razón se observan los resultados insatisfactorios de los artículos que antes mencioné. El segundo punto, el contexto de aula, se quiere formar bilingües que sean capaces de interactuar en un mundo globalizado (la historia ha demostrado que las linguas francas cambian, hoy es el inglés pero no se puede prever que en el futuro lo siga siendo, otrora sucedió con el francés) enseñándole biología, geografía y x materias a los estudiantes y nadie habla de células, fauna, flora, latitud, ni longitud, ni de polímeros en su sitio de trabajo a menos que sea científico o economista, por ejemplo, en cuyos casos, lo más probable es que esos estudiantes en específico hayan estudiado sus pregrados o postgrados en el extranjero (en un país anglosajón) y éstos obviamente no serán los casos ni de la mayoría, ni de la totalidad de los estudiantes. En cambio, los estudiantes aprenderán la jerga profesional cuando estudien sus carreras universitarias pero cuando llegué ese momento sí necesitarán tener un buen nivel de dominio de inglés general que al parecer no obtienen en estas escuelas bilingües y que sí podrían adquirir en un buen instituto de idiomas o un curso de calidad en el extranjero. Tercer punto, confundir el método con el resultado, el Content-based Teaching (La Enseñanza por Contenido) es un método comunicativo que utiliza los temas de interés de los estudiantes para enseñar un idioma (inglés en este caso), los aspectos académicos antes mencionados quedan relegados a un segundo plano porque son el medio para el aprendizaje del idioma, lo cual contrasta con el fin teleológico del sistema educativo que es formar estudiantes con pensamiento crítico, con capacidad de resolución de problemas, con altos niveles de pensamiento lógico-verbal y lógico matemático e inteligencia emocional (que está muy ligada a la lengua vernácula). El caso de Suráfrica es muy interesante porque allí tienen 11 lenguas oficiales y los niños se ven obligados a estudiar después de cierto tiempo en inglés o afrikaans en vez de su lengua nativa y el resultado ha sido un alfabetismo deficiente que los condena a la exclusión social. Además, está el tema de la necesidad de hablar inglés fuera del contexto escolar, cuando ni siquiera lo necesitan para ver su programa favorito de tv y no se le presentan oportunidades espontáneas (no programadas) para practicarlo o usarlo. Si yo fuera ministro de educación, basándome en la ciencia, eliminaría el doblaje, la subtitulación fuera opcional (con la posibilidad de cambiar el texto al inglés) y el idioma sería una especie de asignatura extracurricular que pudiera estudiar en institutos de idiomas subvencionados y supervisados por el ministerio para garantizar la calidad. También, los cursos de idiomas pueden dictarse en las escuelas y secundarias tal cual sucede en muchas universidades.

LEAVE COMMENT

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies