Mis reflexiones después de la manifestación del 8M.

El día 8 de marzo se ha convertido en uno de los más importantes en mi calendario personal. La manifestación en la que miles de mujeres nos sumamos para demostrar al patriarcado que somos muchas y vamos conseguir esa igualdad que se nos lleva negando desde tantos años atrás.

Mi lucha es la da todas las mujeres, centrándome mucho, quizás debido a mi profesión, que es a la vez mi vocación y mi valor más firme, en la educación. Es la educación la base de todo, la que recibimos en casa y la que ofrecen las instituciones, las escuelas, los colegios e institutos, las universidades…

Considero de verdad que el profesorado necesita y de forma urgente, formación en igualdad y en género, que el sistema educativo necesita un cambio profundo y que el alumnado así lo demanda: unos/as antiguos alumnos y alumnas me agradecen que les ayudara a pensar, a encontrar el feminismo y la igualdad, y ahora, en el instituto, son capaces de ver las desigualdades y las injusticias. Me voy en breve del cole en el que estoy y una alumna me viene a decir que no, que no me vaya, que le gustan mis clases y la idea que tengo de que las mujeres somos iguales que los hombres. Nuestros alumnos y alumnas están deseando entender la sociedad y mejorarla, y sólo podemos hacerlo si metemos el feminismo en las aulas ( y el antirracismo, el anti-capacitismo y la anti- LGTBIQ+fobia, que no es otra cosa que el feminismo interseccional).

Es necesario además entender y solucionar algo muy importante y que tiene consecuencias negativas también: que el currículo está incompleto, que sólo mostramos referentes masculinos y las maestras y maestros que no lo hacemos, que no nos conformamos, tenemos que hacer un esfuerzo para conseguir material, para ofrecer a nuestro alumnado las historias de esas mujeres silenciadas por la historia y la educación patriarcal. De esta forma, crecemos con un imaginario sesgado, las mujeres no aparecen y no se muestran referentes a los que seguir.

Imágenes del libro de texto de Social Science de sexto de primaria. Todo señores, tuvimos que buscar una mujer de cada una de las disciplinas de las que había un ejemplo masculino.

Todo ésto me hace seguir por este camino de feminismo e igualdad.

Después de haber participado de forma activa en la organización de la manifestación ( gracias sin duda a Frydas) tengo varias reflexiones que hacer y creo que escribirlas es la mejor forma.

Desde la comisión de accesibilidad nos encargamos de hacer que todo fuera accesible para las personas con diversidad funcional, es decir, para las personas sordas, ciegas, con movilidad reducida, diversidad mental, etc.( además de para familias con bebés, sillas, personas mayores…). Para ello hicimos un carril lento a lo largo de toda la manifestación. El año que viene estará mejor organizado, desde luego, y los puntos de accesibilidad también, porque seremos más mujeres concienciadas con la diversidad apoyando y visibilizando.

Durante toda la manifestación, un grupo de mujeres estuvimos despejando ese carril para que las personas que realmente lo necesitaban, lo tuvieran para su uso, y fue muy bonito ver la acogida que tuvo, en seguida se quitaban, se disculpaban… y aunque hay voluntad de cambio, nos sigue faltando ser conscientes de ello de forma plena, sin que nadie nos lo tenga que decir: nos falta tener a las personas con diversidad funcional presentes, como nos falta tener a las compañeras racializadas y a las trans.

A pesar de los esfuerzos y de la inclusión que se ha hecho ( me consta de primera mano) para hacer de la mani un espacio seguro para las mujeres diversas funcionales, trans y racializadas, queda un largo camino por recorrer, pero creo, sinceramente, que va a llegar. Nos queda entender que todas tenemos cabida y que tenemos que estar pendientes de ello, pero veo luz al final del túnel.

En ese cambio tenemos que participar todos y todas, vosotros, dejando paso, entrando en casa a cuidar y sin entorpecer el camino. Nosotras, revisando nuestra posición y teniendo en cuenta a la que está al lado, que será migrante, racializada, gitana, diversa funcional, trans… y de la mano, caminar juntas.

Mi forma de verlo y hacerlo es la pedagogía, escuchando y hablando, sentándonos juntas a escucharnos y a comprender el significado de la palabra SORORIDAD en su magnitud: la ayuda y comprensión entre mujeres, el facilitar el camino a nuestras hermanas y compañeras, derribar el sistema patriarcal juntas. Y si tenemos que señalarnos comportamientos, hacerlo siempre desde el respeto, desde el cariño, desde la posición de querer llegar a un encuentro… viendo a las mujeres que hemos participado, lo vamos a conseguir.

Porque vamos todas, vamos juntas, y hemos parado para cambiarlo todo.

Hasta el año que viene, compañeras.

Imágenes sacadas de la cuenta de Twiter de la comisión 8 de marzo de Madrid 

 

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies