Hacia el 8 de marzo en el cole.

Hacia el 8 de marzo en el cole.

Hacia el 8 de marzo en el cole.

→Un niño se pelea con otro porque uno de ellos está enfadado porque no quiere ir en el equipo de las chicas en educación física y el otro le dice que “se aguante”.

→Un niño se pelea con otro porque mientras ensayan un baile, uno le dice a otro: “bailas peor que mi abuela” a lo que el otro contesta ” voy a violar a tu madre”.

→Las niñas de la clase están enfadadas porque los niños no les dejan jugar en el patio al fútbol bajo la excusa de que son malas. Están además rabiosas porque no encuentran apoyo por parte del profesorado.

→Unos niños reaccionan al grito de “y los hombres ¿qué?” al explicarles que vamos a participar en un concurso sobre igualdad de género que habla sobre mujeres relevantes de la historia. Les explico la falta de representación en los libros de texto y me dicen que no es verdad, que sí hay mujeres. Les digo que saquen el libro y que cuenten cuántas hay. 4. Les pregunto si lo ven justo. Uno me dice que si soy una feminazi como su hermana. Le digo que lea lo que viene sobre los nazis en su libro de texto y que si buscar la igualdad es parecido a ser nazi. Me dice que no, que se había confundido de palabra.

Lo peor de todo es que no se había confundido de palabra. La utilizó sabiendo que era un insulto, ofensiva, aunque no estuviera exactamente seguro de qué era.

Lo peor es que estos niños son todos de sexto de primaria de un colegio cualquiera.

Lo peor es que entre los adultos se dijo que lo de “la abuela tenía un pase”. Lo de la abuela no tiene ningún pase. El niño que dijo que iba a violar a la madre del otro, ni siquiera sabía lo que significaba violar, el otro, sabía de sobra que su abuela era un “elemento” perfectamente válido para humillar a su rival. Lo que quiero decir es que utilizar a las mujeres de su entorno no es tolerable, no es más o menos grave, es inadmisible en cualquier caso.

Cada día nos tenemos que enfrentar a situaciones de machismo descarado como mujeres adultas: superiores y compañeros que te explican cosas como si fueras tonta o inexperta, sin preguntar siquiera si lo sabes, chascarrillos o bromas sobre tu edad, tu físico, que invadan tu espacio personal sin permiso… en fin, no estoy descubriendo nada nuevo.

Pero cuando estas frases o hechos vienen de niños de unos 12 años, un peso se pone encima de ti. No, no puede ser, otra vez a volver a empezar. El trabajo de la búsqueda de la igualdad no tiene fin, ni es cómodo ni gratificante ni está pagado (no, no va en mi nómina, si así fuera, el resto de compañeros y compañeras también buscarían la igualdad).

Es descorazonador ver a generaciones tan jóvenes caer en las garras de una educación sexista, ver cómo las niñas luchas con uñas y dientes por buscar su sitio y ellos las relegan a un segundo plano, a un discreto rincón en el patio del colegio.

Y te hundes.

Yo por lo menos, a veces me hundo, y me pregunto si merece la pena, mis fuerzas se ven resentidas, y lo digo de verdad, porque no sabes si estás avanzando o retrocediendo. Porque los muros del machismo son muy fuertes y me veo intentando derribarlos yo sola. Se que en redes hay un montón de mujeres maravillosas que hacen lo mismo que yo, pero el hecho de no encontrarme esa gente comprometida fuera de la red,  hace que me parezca todo una mentira y que dude de que si lo que hago vale o no vale la pena…

captura de pantalla de la web del concurso

Pero soy muy cabezota, recuerdo mi infancia y adolescencia y pienso en lo que me hubiera gustado saber y sigo, casi sin fuerzas, hacia delante.

Me he apuntado, lidiando con mis propias contradicciones, a un concurso sobre igualdad de género patrocinado por Barbie. La empresa quiere limpiar la imagen que ha tenido la muñeca, tan estereotipada en el pasado, y han hecho un concurso que os animo a mirar Yo puedo ser.  

Se que Barbie es en muchos sentidos lo contrario al feminismo, os dejo lo que escribí hace unos meses para la revista digital Mujeres en Lucha, The Toys That Made Us,  pero el material del concurso es realmente bueno, y creo que es una oportunidad de que el alumnado conozca a una serie de mujeres muy importantes que no van a aparecer, de momento, en los libros de texto.

A medida que he ido explicando en que consiste el concurso, conocer a 40 mujeres ilustres de la historia distribuidas en 4 categorías (ciencia, política, deportes y cultura), y después hacer un póster con 4 mujeres actuales de esas 4 categorías, los niños han ido entrando en el tema y están bastante involucrados. Sin embargo, lo importante no son ellos. Lo importante es la cara de las niñas con cada nueva mujer que conocen, con cada profesión en la que ven destacar a una mujer, la chispa en la mirada, el interés… cobra mucho sentido el nombre del concurso: yo puedo ser.

Así que seguimos caminando en el feminismo, conociendo nuestro potencial, sin dejar que nos digan lo que no podemos o lo que debemos hacer. Las niñas insisten en jugar al fútbol en el recreo y les he dicho que a por ello. En clase hablaron de este tema, pues ellas estaban muy ofendidas, y les preguntaron que por qué no las dejaban. Sólo un niño levantó la mano y dijo que si las dejaba jugar, luego le abroncaban a él.

El resto calló.

Siguieron hablando y hoy había varias chicas jugando al fútbol.

Así que creo que no va a volver a pasar por un tiempo, pero les prometí que si había algún problema yo no las iba a decir, como ha pasado en otras ocasiones: “quitaros de ahí que estáis molestando y os vais a llevar un balonazo”. Supongo que esta vez me llevaré el balonazo con ellas.

Si queremos educar en igualdad, el feminismo tiene que entrar en el aula.

 

Y si queréis probar un recurso educativo para educar en igualdad os recomiendo Fénix, nadie se ríe de nadie.  

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Ade

Educación, Feminismo, Fénix

Soy maestra de educación infantil, primaria, inglés, experta en acoso escolar, inteligencia emocional e igualdad de género.

LEAVE COMMENT

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies