Historias de las que deberíamos haber aprendido algo.

«Catherine Susan Genovese, conocida como Kitty Genovese fue una mujer de Nueva York apuñalada hasta la muerte cerca de su casa en Kew Gardens en el condado de Queens, Nueva York.​»

Así empieza la página de Wikipedia que habla sobre esta joven cuya historia conocí en el capítulo Hello Kitty de la serie Girls.

Kitty era una joven de Nueva York a la que asesinaron prácticamente en la puerta de su casa, y a la que sus vecinos, a pesar de oír ruidos, no ayudaron.

Si bien es cierto que no pudieron oír la secuencia entera, si que escucharon gritos pero no salieron a ofrecer ayuda… pero empecemos por el principio.

El 13 de marzo de 1964 volvía de trabajar a su casa, un apartamento en Queens donde vivía con su pareja, Mary Ann Zielonko, pero nunca llegó a entrar.

Un hombre, Winston Moseley, la había seguido mientras volvía del bar donde trabajaba y la apuñaló en la puerta de su casa. Se abalanzó sobre ella por la espalda, ella gritó pidiendo ayuda y uno de los vecinos, dio la luz y dijo: «Fuera de ahí». El agresor salió corriendo.

Winston se sentó en su coche y se dio cuenta de que nadie iba a salir a socorrer a Kitty, así que volvió, encontró a la joven dentro de su portal y la asesinó, violó y robó unos pocos dólares.

Ya dentro del portal, Kitty volvió a gritar.

Los gritos de la joven herida no eran gritos sin más: «¡socorro, me han apuñalado, ayuda!». Eso era lo que Kitty consiguió gritar aquella noche de marzo, entre las 3.00 y las 4.00 de la madrugada.

En torno a esta historia hubo mucha manipulación mediática por parte del New York Times, periódico en el que se escribió, dos semanas después del terrible suceso, un artículo con un titular que decía que 38 personas habían visto y oído cómo asesinaban a una mujer sin hacer nada. Esos 38 vecinos ( que incluso pudieron ser más, debido a la cantidad de pisos que había en esa mazana) no vieron ni escucharon toda la secuencia completa del asesinato, que duró aproximadamente 30 o 40 minutos. Lo que si es cierto es que los gritos debieron ser escuchados por mucha gente: un testigo, un niño en aquella época, cuenta cómo los gritos de Kitty le despertaron y le helaron el corazón; cuenta también que su madre bajó corriendo a ayudar a la joven y estuvo con ella en el momento de la muerte, aunque eso no se contó en el periódico.

Una vecina insiste y sostiene que llamó a la policía, junto con más vecinos, pero esas llamadas no quedaron registradas. ¿Quién miente? Ese caso fue el que originó la creación del 911 para emergencias.

Lo que también se sabe es que un hombre, vecino de Kitty, abrió la puerta y vio la escena, vio al asesino con Kitty, pero  volvió a cerrar para «no verse involucrado».

Después de ese artículo que menciono del New York Times, el caso se ha estudiado en sociología y ha aparecido en muchos libros, explicando la apatía de las ciudades o el fenómeno por el que si algo ocurre a la vista de mucha gente, es más posible que nadie haga nada, pensando que ya lo hará otro.

Toda esta historia me ha llamado especialmente la atención porque hace muy poco tiempo, ha sucedido ésto en nuestro país.

La víctima es una mujer de 42 años, de nacionalidad colombiana y vecina de Mataró que iba al trabajo alrededor de las siete de la mañana

Origen: Investigan la violación y desfiguración de una mujer en Sant Andreu de Llavaneres

Una mujer es agredida, se encuentra con al menos tres testigos y ninguno hace nada por ayudarla. Suponemos que para «no verse involucrados».

Y estas dos noticias me llaman la atención, y juntas, porque pedimos a los niños y niñas de los colegios y demás centros educativos que no permitan que su entorno haya acoso escolar, que es su deber pararlo, que no podemos permitirnos ser testigos mudos de lo que pasa.

Y me lleva a plantearme si no estamos, una vez más, exigiendo unas responsabilidades a los más pequeños/as que nosotros, en la edad adulta no hemos adquirido, y me lleva a plantearme también cómo podemos enseñar algo que no sabemos hacer.

Es hora de reflexionar: ¿yo habría ayudado a Kitty Genovese? ¿Yo habría ayudado a la mujer agredida en Sant Andreu de Llavaneres? ¿Cuántas veces nos hemos visto en una situación en la que podríamos haber ayudado y hemos pensado que es mejor «no verse involucrado»?

Si queremos cambiar algo en la sociedad, si queremos que las sociedades futuras aprendan algo, deberíamos haber aprendido algo del caso de Kitty Genovese, o de cualquier otro caso parecido, quizás menos mediático,menos manipulado, pero con el mismo trasfondo: si vemos u oímos a alguien en peligro, quizás deberíamos prestar ayuda… ¿no?.

¿Ya tienes Fénix, nadie se ríe de nadie? En él intentamos enseñar lo que es la empatía y la importancia de los cuidados, de estar para quien lo necesita… aunque es un largo recorrido. Pincha aquí para conseguir el tuyo.

Enlaces de consulta:

Documental The Witness, en Neflix.

https://es.wikipedia.org/wiki/Kitty_Genovese

https://culturacientifica.com/2016/02/08/el-caso-de-kitty-genovese/

https://www.infobae.com/america/eeuu/2016/06/30/kitty-genovese-la-historia-de-uno-de-los-crimenes-mas-impactantes-de-estados-unidos-no-fue-como-se-conto/

http://www.revistavanityfair.es/actualidad/television/articulos/the-witness-crimen-kitty-genovese-netflix/22983

http://www.lavanguardia.com/local/maresme/20180108/434170094557/violacion-mujer-estacion-tren-de-sant-andreu-de-llavaneres.html

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies