¿Por qué existe ( aún) el acoso escolar?

El acoso escolar, un conflicto que tiene lugar en los centros escolares entre menores de edad, es un problema que ha existido siempre, sí, pero…¿acaso eso es excusa para no tratar de impedirlo?

En las escuelas, en los colegios, siempre ha habido ese «valiente» que se valía del miedo para reinar en el patio del colegio, y detrás sus secuaces, cuales hienas, jaleaban sus fechorías… entre niños y niñas siempre ha habido conflicto, violencia, agresión…pero… ¿es cierto que era de tal magnitud?

Vemos noticias casi cada día ( de lo poco que sale, todavía no hemos conseguido que hablen de ello con la importancia y relevancia que merece), en las que menores de edad se pegan, agreden, humillan…y cada vez de formas más «innovadoras», las tecnologías sirven como medio y también, como inspiración.

Pero, viendo la gravedad del asunto, ¿por qué no se toman medidas efectivas y reales contra el acoso escolar? Porque el acoso escolar se justifica en la medida en que nosotros, como adultos, nos vemos reflejados en esas acciones:

Un niño ha pegado a otro—> no pasa nada, son cosas de niños.

Un niño a insultado a una niña—> no pasa nada, son cosas de niños.

Un niño ha insultado a un niño—> No pasa nada, son cosa de niños.

Un niño ha insultado a otro niño ( gordo, negro, maricón, subnormal)—> no pasa nada son cosas de niños.

¿Por qué justificamos este tipo de comportamientos? ¿Por qué justificamos el germen del maltrato, del racismo, de la homofobia, el capacitismo?

Porque como adultos, no vemos en esas acciones ninguna gravedad: Insultamos así a quien sale en televisión, cine o series, nos reímos de quienes tienen algo distinto en televisión, recordemos a Cárdenas y sus secciones bochornosas, humillantes… y que tanto éxito tuvieron.

¿Quién, en un partido de fútbol, no ha gritado «negro», «maricón» o cualquier otra barbaridad al contrario? ¿quién no ha llamado «puta» a una chica o, en el peor de los casos, a su propia pareja? ¿Quién no ha bromeado con el «mariconadas las justas» con sus colegas?

Todos y todas lo hemos hecho. Por desagracia.

Y claro, luego está la otra cara de la moneda: Los insultados. Estamos enseñando que esa humillación es aceptable, que se tienen que aguantar, que nos tenemos que aguantar: mujeres, personas racializadas o con diversidad funcional asumimos que nuestro papel en la sociedad es de segunda, o tercera…

La estructura de la violencia del acoso escolar, ya la hemos hablado muchas veces, pero mirad:

En la noticia que supongo que ya habréis leído, si no, aquí os la dejo, salen a la luz conversaciones de sus integrantes, policías de Madrid.

En esas conversaciones, se destila un odio y una violencia que ponen los pelos de punta. Y si os fijáis en la estructura del grupo, que he señalado en la imagen de arriba, son sólo unos 6 quienes hablan así, 2 o 3 se enfrentan para parar las agresiones, pero el resto…no dice nada.

Y no sólo pasa en este grupo, pasa todo el tiempo, cuando en nuestro trabajo escuchamos esas «bromas» o comentarios en nuestro entorno y no decimos nada, o cuando somos nosotros o nosotras quienes las hacemos, que eso nos cuesta más reconocerlo…

Es por esto que el acoso escolar sigue y crece, porque no vamos a parar una violencia que para nosotros/as no es tal, porque si asumimos que lo que pasa en los patios del colegio es sólo el reflejo de los que está pasando en las calles, en las casas… tendremos que ver nuestro propio reflejo y eso es difícil de asumir.

Yo hace tiempo que quise cambiar mi reflejo y un largo proceso de revisión, que nunca terminará, me llevó a crear Fénix nadie se ríe de nadie. Os invito a acompañarme.

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

2 thoughts on “¿Por qué existe ( aún) el acoso escolar?

  1. Pingback: cialis 20
  2. Pingback: 5 mg cialis

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies