Micromachismos… XXL.

…ya no se qué pensar.
Se llaman micromachismos, y corremos el peligro de que se minimice el impacto porque mini parece pequeño, poco, inofensivo. Pero son micro porque parecen sutiles, pequeños machismos diarios que perpetúan una y otra vez, la desigualdad y la discriminación existente contra la mujer.

Y sin embargo tenemos que seguir oyendo que las feministas nos quejamos de vicio, que somos muy exageradas o que vemos ataques donde no los hay.

Pues voy a contaros dos casos,ambos reales,  a ver qué os parecen:

El viernes salimos de fiesta. Yo iba con otros 4 chicos. En total 5 personas. Al cambiar de bar, por la calle, un chico vino enfilado, mirándome directamente y me agarró del brazo tirando de mi, intentando que me fuera con él. Le grité que me soltará el brazo inmediatamente y pegué un tirón para zafarme. Nadie pareció darse cuenta. El chico, al ver que yo iba acompañada se paró pero no dejó de mirarme fijamente.
Me sentí totalmente agredida.

dav

En qué mundo un chico se cree con derecho de agarrar a una chica que no conoce de nada y de tratar que se vaya con él. No puedo evitar pensar qué hubiera pasado si hubiera sido una chica sola o si hubiera sido una chica borracha.

El siguiente caso pasó en una clase de adolescentes, 17 años.  Un chico pirateó el whatsapp de una compañera de clase y cotilleó el contenido. Cuando la chica se enteró, se enfadó muchísimo e insultó al chico. Las respuestas del chico fueron muy desestabilizadoras para ella: que no era para tanto, que no exagerara, que ya le había pedido perdón.
Esa chica se sintió, también, profundamente agredida.

Hablamos, además de un delito, de una invasión de la intimidad de alguien y encima, de minimizar el hecho.
El concepto de violar el espacio y la intimidad de una persona parece que hay quien no termina de entender la gravedad que realmente tiene y que prefiere seguir tildando a las mujeres de locas histéricas que asumir y aceptar que hay una discriminación latente y patente en la sociedad y que es nuestra obligación luchar contra ella.

Dar visibilidad al machismo, señalarlo con el dedo, hace que se pueda luchar con más contra él, aunque sigue siendo un arduo trabajo explicar que esas bromas son machistas y que lo roles de género son imposiciones de la sociedad, no genéticas…En clase, desde que nos pusimos las gafas violetas, mis alumnas son mucho más conscientes de los ataques que sufre la mujer y lo señalan, de los ataques que sufren ellas, y los señalan. Y eso, es un gran paso.

Por eso, cuando oigáis casos de acoso de agresiones machistas y a feministas quejándose, pararos a recordar éstos, o cualquiera de los episodios que nos pasan a todas día a día. Quizás así consigamos crear una red todavía más extensa de ayuda y entendamos de una vez por todas la importancia del feminismo en la sociedad.

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies