La 3ª edad.

La 3ª edad.

La 3ª edad.

Soy maestra y tengo fibromialgia. 

Si, ya se que, en principio, no parece que tenga mucho que ver, pero claro que lo tiene. 

A veces, cuando me da un brote, éste último especialmente duro, no puedo prácticamente andar, tengo un dolor muy intenso en todo el cuerpo y estoy “de bajón”. Y estoy en clase. 

Y el alumnado ve cómo estoy, y en esos días se portan genial, son muy atentos/as y hacen todo lo posible por que me encuentre mejor. 

Sin embargo, esta semana ha ocurrido algo inesperado…

-Profe, parece una viejita con tantos dolores de espalda.- Me dijo un alumno. 

– Es que tengo un secreto, os he contado una mentira, os digo que tengo 30 años, ¡pero en realidad tengo 90!

Entonces, toda la clase empezó a decir: ¡Mentira! hubo risas, un poco de jaleo, incluso alguna que dudaba: profe, ¿de verdad tienes 90 años?…hasta que uno dijo: 

-Eres como el viejo Marvin, el del Maravillo mundo de Gumball.

Empezamos a partirnos de risa, y busqué a Marvin en el ordenador. 

-Es que soy una viejecita…

-¡Todos somos viejecitos como tú, profe!- decían, y empezaron a hacerse los viejecitos…ya sabemos que hay bromas que dan para horas…( el abuelo de Los Simpsons y el Señor Topo también “visitaron” nuestra clase en ese momento).

-¡¡¡Somos la clase de la 3ª edad!!! Dijo el primer alumno al que le recordé a una viejecita. Aquella broma causó furor, porque somos de 3º, claro.

Entonces alguien dijo algo de tener en lugar de lápices, bastones, y de repente alguien le contestó: ¡lápices con forma de bastones!… así que ya no pude más y dije…

¡Guardamos todo! 

Sacamos las cartulinas, las tijeras, los pegamentos…¡todo! y cada uno/a hizo su propio lápiz-bastón, puso su nombre, yo dibujé a Marvin…bueno, aquí viene al pelo eso “una imagen vale más que mil palabras”:

Les encanta nuestra puerta y nuestra clase. 

En algún momento llegué a dudar de si era “apropiado”, pero, de manera egoísta, os digo que esa tarde me devolvió la energía que tanto necesitaba, y aunque el dolor no se había ido, la ilusión y la alegría del trabajo de toda la clase, las risas, la unidad del aula, fueron una inyección de energía y un empujón más para seguir adelante. 

Cuando terminamos, dijeron: “Somos todos bastones” y yo les dije: “si para ayudarnos entre todos”. 

Alguien dijo: “Tú eres Marvin y nosotros tus bastones, nosotros te ayudamos”. 

Os hemos emocionado ¿eh?

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Ade

Educación, Fibromialgia

Soy maestra de educación infantil, primaria, inglés, experta en acoso escolar, inteligencia emocional e igualdad de género.

LEAVE COMMENT

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies