Y yo caí…

…enamorada de la moda juvenil, de los maniquíes de aspecto esquelético, de creer que la delgadez era el camino para ser, para estar. Me creí todas esas «palabras bonitas», todos esos halagos, de «qué delgadita», «que finita», y yo…como tonta que soy, caí. 

Creí que había que estar delgada. Era una obligación.

Era vital matarse de hambre. 

Y mi caso no es típico, porque en realidad no me gusta comer. Así que me vino bien. No me gusta comer y hay que estar delgada, pues no como. Me salió genial la jugada cuando por fin salí de casa con 18 años y nadie me controlaba lo que comía. Amén de otros problemas cuya solución también era la comida. Es más fácil matarse de hambre y volverse loca que entender y gestionar qué narices pasa a tu alrededor.

«Curiosamente», desde siempre, todo el mundo ha controlado qué me ponía, cómo vestía. 

Hay una creencia extendida de que todo el mundo tiene derecho, no se muy bien por qué, a opinar sobre tu cuerpo y sobre tu ropa. Incluso sin preguntarles. Así, a pelo. Nada más verte: «qué guapa», «qué fea», «qué ropa tan bonita», «qué ropa tan fea». Y esa insistencia y esa inquisición, que se centra sobre todo en las niñas, adolescentes y mujeres, hace que te vayas de compras pensando en si les va a gustar más al resto del mundo que a ti.

Qué tostón. 

Y cuando tienes un carácter así reivindicativo y de tocar las narices cuando crees que algo no está bien, esa lucha interna te puede volver loca. Tienes que decidir entre vestir lo que tu quieres, o para agradar a los demás. Y es durísimo. Saber que te estás traicionando a ti misa, que te estás haciendo daño, y todo ¿para qué? ¿Para que el resto no se sienta incómodo al mirarte? Pues que no te miren.

Y luego la gente se llena la boca diciendo cosas como «sé tú misma». Pero viste como yo digo. «Cree en tí». Pero no sabes elegir ropa, porque no es como la mía. 

La moda es machismo y clasismo. Y dolor. Y estupidez.

Es machismo porque la altura de tu falda determina lo decente que eres. Y a mi me entran ganas de arrancarme la falda.

Es clasismo porque una forma de vestir, determina lo que eres. Y reivindico, una vez más, que utilizar choni como insulto dice más de quien lo utiliza que de los/as chonis. Que pertenecer a una tribu urbana puede ser algo, incluso, temporal, o puede ser, nada más, una forma de vestir. O puede ser, como es mi caso, que te guste ropa de casi todas las tribus urbanas y tengas una mezcla tan grande que no puedas definirte. O que te definan en choni. Y me encanta. Porque (odio los refranes, matadme, pero…) «el hábito no hace al monje».

Y es dolor porque, aunque lo he utilizado, claro, nadie en el mundo podrá convencerme de que los tacones son buenos. Los tacones, entre otros elementos terribles, hacen daño, te destrozan la espalda y los pies, los tobillos, las rodillas…y me río yo de que «estilizan». ¿Para qué quiero estar estilizada? Para quienes decidieron, una vez, que la mujer tenía que estar estilizada para estar guapa, queden conformes. Pues yo no me conformo. Me niego. Quiero libertad. De mente y de movimientos.

Y es una estupidez porque, al final de todo, la moda es…¡ropa! Trapos, telas…que sirven para abrigarnos y taparnos. Hemos perdido la perspectiva.

Llevo el pelo rosa y morado, porque me encanta, llevo tatuajes ( y los que vendrán) porque me encantan. Llevo deportivas y zapatillas casi siempre, por comodidad. Y porque me encantan. He dedicido vestir como a mi me gusta, no como gusta a los demás. Últimamente intento comprar ropa en tiendas en las que se que la ropa está hecha en España o en comercio justo. Y aunque no soy ningún modelo a seguir, hago lo que puedo para reivindicar, desde mi pequeño sitio en el mundo, que importa mucho más un abrazo que una falda. 

Un «estoy aquí», que los kilos. 

Que no te sobran ni te faltan kilos, que les sobra tiempo libre a los demás, y les falta respeto y tolerancia.

 

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies