Inteligencia emocional y redes sociales.

Inteligencia emocional y redes sociales.

Inteligencia emocional y redes sociales.

El domingo por la noche fue el Salvados dedicado a las nuevas tecnologías, aunque más bien el de enganchados al móvil.

Con el sensacionalismo propio de los canales de tv, alarmaron a la sociedad de lo terriblemente peligroso que es estar engachado al móvil, mirarlo cada poco tiempo, y una serie más de tips o revelaciones que harán saber si nosotros, nuestros hijos y/o allegados, están enganchados al móvil.

Me recuerda a cuando era pequeña y daban una serie de mini datos para saber si tus hijos estaban enganchados a las drogas: Carácter irascible, retraimiento, pocas habilidades sociales…si por eso fuera, habría estado enganchado a la heroína desde los tres años.

En fin, que anoche mostraron casos, cuanto menos sospechosos por ficticios o modificados o guinozados, como suele decirse, de parejas que no se hablan al llegar a casa porque ya se lo han contado, de niños que se ponen violentos porque les quitas el teléfono, de gente que se pone horarios…y advirtieron del problema que supone “tener al demonio en nuestros bolsillos”.

Si cuando llegas a tu casa, no hablas con tu pareja, quizás, y sólo quizás, tengáis un problema de comunicación. Digo yo. Pero yo no soy consejera sentimental, vete tú a saber. Quién sabe si la culpa no es del teléfono.

Si tu hijo se enfada cuando le quitas el teléfono…¿has comprobado si se enfada también cuando le quitas otros juguetes? Porque igual a tu hijo le hace falta entender y trabajar la frustración. Pero que no se, insisto.

Lo que si se es que me niego a aceptar esa (repito) demonización de las herramientas tecnológicas, cuando lo que hace falta es educarse en inteligencia emocional para poder manejarlas.

El problema de base, somos los humanos, que llevamos ya mucho tiempo relacionándonos mal, y los smartphones lo único que han hecho ha sido acompañarnos en este descenso a los infiernos.

Últimamente oigo críticas a la inteligencia emocional, y, sinceramente, no las entiendo muy bien. La inteligencia emocional, nos hace entender qué es lo que sentimos, por qué y cómo saber, aún sintiéndolo, no hacer daño a los demás.

En los campos de fútbol, en las calles, en los platós de televisión, la gente se falta al respeto, no saben hablar ni debatir, no saben entenderse ni ponerse en el lugar del otro…¿ la culpa es también de los teléfonos?

Mención aparte se merece el caso de las familias que, para que el nene o nena deje de dar la lata, le dan el teléfono…yo no tengo hijos pero una cosa tengo muy clara: los niños dan la lata. Y si buscamos la solución más fácil y menos adecuadas, no nos extrañemos luego de las consecuencias.

Me hice el facebook para poder contactar con mi familia catalana, a la que adoro, y sin la red social, no habría podido hablar con ellos ni la mitad. A través de las redes, puedo seguir en contacto con amigos y familiares a los que no veo diariamente, y, llamadme loca, pero me parece algo increíble. ¿Qué hay de malo en estar disponible para tu gente?

Ayer casi muero cuando oigo que si no estuviéramos enganchados al teléfono, no podríamos hacer un encargo del jefe por la noche, para la mañana siguiente. Nos explotan a domicilio, y la culpa es nuestra por estar enganchados al teléfono…permítanme que dude del planteamiento.

A lo mejor es el jefe quien debería dejar que los empleados tuvieran vida.

Podemos seguir buscando excusas para odiar los teléfonos, pero, seguirían siendo medias verdades. Y no me habléis de cyberbullying que os veo venir: para que el acoso llegue al teléfono, ha pasado antes en el cole….

A partir de hoy, creo que Jordi Évole se estará 15 días sin Twitter.

Ahora imaginad que mucha gente hace lo mismo que él. Ahora pensad que la gente empieza a desengancharse del teléfono, de saber qué pasa, de organizarse y de protestar.

Sería una jugada redonda.

¡Haz que Fénix vuele más alto!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Ade

Educación

Soy maestra de educación infantil, primaria, inglés, experta en acoso escolar, inteligencia emocional e igualdad de género.

LEAVE COMMENT

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies